22 de mayo, Día Internacional de la Diversidad Biológica y su relación con la industria

Cosmos . Información de temporada 342 Sin comentarios

La biodiversidad es, en pocas palabras, la variación biológica, por lo tanto puede entenderse en diferentes niveles, como el genético —en lo relacionado con las especies—, y en el contexto de los ecosistemas. La biodiversidad genética hace referencia a la diversidad dentro de las especies, pues su base está en las diferentes formas de un mismo gen, por otra parte, la diversidad de especies se relaciona con la cantidad y presencia de ciertas especies en un sitio; por último, la diversidad de ecosistemas, como su nombre lo indica, corresponde a los diferentes entornos donde habitan los seres vivos.

En cada nivel de biodiversidad se reconocen tres atributos:

1. Composición: identidad y variedad de los elementos, incluye qué especies están presentes y cuántas hay.

2. Estructura: organización física o patrón de organización, incluye abundancia relativa de las especies, abundancia relativa de los ecosistemas, grado de conectividad, etcétera.

3. Función: hace referencia a los procesos ecológicos y evolutivos, incluye a la depredación, competencia, parasitismo, polinización, simbiosis, ciclo de nutrientes, perturbaciones naturales..

De esta forma, la biodiversidad se entiende como la variedad biológica, en términos de genes, especies y paisajes que existen y las relaciones que se establecen entre ellos.

La ONU informa que hasta la fecha (2016), se han identificado unos 1.75 millones de especies, en su mayor parte criaturas pequeñas, por ejemplo, insectos. Aunque las estimaciones de la diversidad que aún no conocemos varían entre 3 y 100 millones.

Biodiversidad e industria

Los seres humanos también formamos parte de la biodiversidad. Sin embargo, nuestras actividades suelen tener un efecto mucho más grande en los ecosistemas que cualquier otro organismo en el planeta, por ello, entender, evaluar y poner en práctica acciones que mitiguen los efectos negativos de nuestras actividades, se ha vuelto una necesidad cada vez más urgente.

La actividad industrial tiene un papel primordial en el cuidado de la diversidad biológica, no solo porque cuenta con los medios y la responsabilidad social para hacerlo, sino porque la biodiversidad es un pilar que sustenta gran parte de las actividades industriales, sobre todo en sectores como la agricultura, cosmética, ganadería, farmacéutica, la industria del papel y de la pulpa, entre otras.

En el #DiaInternacionalDeLaDiversidadBiologica y el compromiso de la industria para preservarla y… Clic para tuitear

Así, la pérdida de biodiversidad amenaza el abastecimiento de alimentos y agua, además de las actividades de turismo y recreación, y en gran medida a las fuentes de energía, medicamentos y otros recursos forestales.

La agricultura y su intensa relación con la biodiversidad

La diversidad de plantas y animales silvestres permitió seleccionar las mejores características para los cultivos modernos, por ejemplo, las características de tolerancia a las plagas y enfermedades, y además permitió hacerlas más productivas frente a condiciones de crecimiento difíciles, como sequías o suelos con menor cantidad de nutrientes. Por lo tanto, en la diversidad genética está la clave para seleccionar plantas que resistan condiciones adversas en el presente y para el futuro.

En las últimas décadas la producción agrícola pasó de ser tradicional a convertirse en una actividad intensiva que avanza a grandes pasos. De los cientos de especies que podrían cultivarse para alimentar a la especie humana, hoy en día son solo 15 plantas y 8 especies de animales los que proveen el 90 % del abasto de alimentos a nivel mundial.

Desafortunadamente, así como la industria agrícola puede beneficiarse de la diversidad de plantas y animales, también es uno de los factores que más contribuyen al cambio climático. Sobre todo, la agricultura dedicada a la producción de alimentos para el ganado, ya que la ganadería, directa o indirectamente, es considerada una de las industrias más contaminantes del aire, la tierra y del agua, por ende, tiene un efecto muy grande en detrimento de la biodiversidad.

En el artículo “El lado oscuro de la ganadería”, publicado por la Revista Latinoamericana de Economía, se especifica que la ganadería ocupa el 30% de la superficie libre de hielo del planeta, además, que es una de las princiaples fuentes de contaminación del suelo y emisión de nutrientes, materia orgánica, patógenos y residuos de medicamentos a ríos, lagos y zonas costeras. La ganadería reduce los ecosistemas naturales debido a la fuerte demanda de tierras para el cultivo de pastos, forrajes, granos forrajeros y demás insumos agrícolas para la alimentación del ganado.

La agricultura y la ganadería son los dos sectores industriales que mayor impacto negativo tienen sobre la biodiversidad y el medioambiente.

La conservación in situ y ex situ de los recursos genéticos agrícolas y ganaderos es importante para mantener las opciones destinadas a las necesidades futuras de la agricultura. Para hacer frente a los desafíos e incertidumbres será necesario un amplio reservorio de diversidad biológica.

Dado que la agricultura ocupa más de un tercio del territorio de la mayoría de los países del mundo, si se gestiona de forma sostenible puede contribuir a funciones ecosistémicas de relevancia. Entre estas, cabe destacar el mantenimiento de la calidad del agua, el control de la erosión, el control biológico de las plagas y la polinización.

Según informa la FAO, un estudio que constituye un punto de referencia reveló que las políticas tienen cuatro veces más eficacia que la tecnología para contener el avance de la frontera agrícola.

Finalmente, uno de los puntos más importantes dentro de la conservación de la diversidad biológica, y de esta en la relación con la agricultura y la ganadería es “el reto de lograr el modo de aumentar la producción para satisfacer la creciente demanda de alimentos, piensos y bioenergía, conservando al mismo tiempo la biodiversidad y reduciendo la presión sobre los recursos naturales y los ecosistemas”- FAO.

Deja un comentario


− siete = 2