Construcciones sustentables

Cosmos . Construccion 697 Sin comentarios

Una construcción es más sustentable si reduce sus impactos negativos al ambiente durante todo su ciclo de vida, es decir, desde su diseño, construcción, operación y mantenimiento, hasta su demolición, si es el caso.

En otras palabras, que un edificio sea sustentable se refiere a la utilización de prácticas y materiales respetuosos con el medio ambiente. Además, el término se aplica tanto en la construcción de nuevos edificios como en la remodelación de edificios ya existentes.

Existe una certificación llamada LEED, que significa Liderazgo en Diseño Energético y Ambiental (por sus siglas en inglés, Leadership in Energy & Environmental Design) y es el sistema de calificación para construcciones sustentables. Es un sistema internacionalmente reconocido que verifica que el edificio o construcción fue diseñado y construido con estrategias para mejorar su desempeño ambiental.

LEED es un sistema voluntario que a través de pautas de diseño objetivas y parámetros cuantificables permite desarrollar construcciones durables, rentables, ambiental y económicamente viables, y de alto rendimiento energético.

Los criterios para la certificación incluyen el uso eficiente de los recursos, las características de los materiales de construcción y también un adecuado manejo y disposición de los residuos. LEED también se utiliza como parámetro y herramienta de diseño de proyectos aunque no se busque la certificación.

Esta certificación se caracteriza por tener un sistema basado en puntos, los proyectos acumulan un puntaje al satisfacer requisitos específicos dentro de siete áreas principales:

  • Sitio sustentable: la elección del sitio es una consideración importante para la sustentabilidad de un proyecto. Se desaprueban zonas que se encuentran en sus condiciones naturales, de hecho, se busca minimizar el impacto negativo en los ecosistemas. Se obtiene mejor puntaje si es reducido el brillo e iluminación que se emite hacia el cielo.
  • Eficiencia en consumo de agua: el objetivo es fomentar el uso racional del agua dentro y fuera del edificio. Incluso abarca las áreas verdes con bajas necesidades de riego y se genera mejor puntaje si existe captación y reúso de agua pluvial.
  • Energía y atmósfera: este punto promueve el uso de estrategias energéticas por ejemplo, uso de iluminación natural o fuentes de energía renovable. Se reconoce el buen manejo de sustancias que generan efecto invernadero o daño a la capa de ozono. El objetivo es reducir el impacto ambiental asociado con en el uso excesivo de la energía. Por ejemplo, la iluminación y el aire acondicionado son dos de los elementos que más energía consumen en una construcción.
  • Materiales y recursos: las construcciones generan gran cantidad de residuos tanto en su construcción como en su operación y demandan materiales y recursos naturales. Por ello se fomenta la selección de materiales producidos, cosechados, fabricados y transportados de forma sustentable. Se motiva la reducción de residuos, el reúso y el reciclaje.
  • Calidad del ambiente interior: se busca que la calidad del aire sea óptima para quienes se encuentren en el interior de la construcción y brindar acceso a la iluminación natural.
  • Innovación en diseño: este punto busca el uso de estrategias y tecnologías innovadoras que mejoren el desempeño del edificio al inducir que utilicen menos recursos.
  • Prioridad regional: se reconoce a los proyectos que atienden de manera específica la problemática ambiental de la zona donde se encuentra.

Las certificaciones se dan de acuerdo con la siguiente escala:

  • Certificado: 40-49 puntos.
  • Plata: 50-59 puntos.
  • Oro: 60-79 puntos.
  • Platino: 80 puntos o más.

Es importante mencionar que el proyecto LEED también puede aplicarse a edificios ya existentes.

Para lograr la sustentabilidad es necesario lograr la eficiencia energética, que es un proceso de mejora continua, basado en cuatro etapas: medir, establecer bases, automatizar, controlar y mejorar.

  • Medición: es el paso que establece cuál es el patrón de consumo con el objetivo de saber dónde, cómo, cuándo y por qué se consume energía. No se puede mejorar lo que no se puede medir.
  • Establecer bases: consiste en implementar acciones, como reemplazar viejos dispositivos por nuevos de bajo consumo (focos ahorradores) y mejorar el aislamiento de las instalaciones.
  • Automatizar: controlar de forma activa y planeada cualquier elemento y proceso que consuma energía. El control es indispensable para alcanzar la máxima eficiencia.
  • Controlar y mejorar: es necesario disponer de un sistema de supervisión que proporcione información constantemente.

La sustentabilidad se está convirtiendo en un nuevo paradigma constructivo y se tendrá que comenzar a aceptar y aplicar. En México, se han desarrollado algunas normas NMX y NOM que abren camino a la sustentabilidad, por ejemplo la NOM-008, NOM-018 y NOM-020 de la Secretaría de Energía que hablan sobre la eficiencia energética, también el capítulo 25 del Código de Edificación de Vivienda.

Como dato histórico, antes de la revolución industrial, las edificaciones se construían de acuerdo con el clima del lugar. A partir de la revolución industrial, se comenzaron a fabricar y usar máquinas para calentar, enfriar y ventilar; la edificación en relación con el clima fue quedando de lado. Es real que los sistemas de climatización consumen grandes cantidades de energía, pero su uso se extendió debido a que los combustibles fósiles eran baratos y porque el costo de los aparatos fue disminuyendo.

Afortunadamente, en los últimos años, la conciencia acerca de las consecuencias del deterioro ambiental han generado una nueva corriente en la arquitectura que se llama “arquitectura bioclimática” que considera el clima del lugar y busca en climas cálidos proteger las edificaciones de la radiación solar; en climas fríos favorecer la entrada de radiación solar; en climas cálidos húmedos favorecer la ventilación natural y en climas secos aprovechar el enfriamiento por evaporación de agua y ventilación nocturna, entre otras cosas.

Es conveniente mencionar que otra certificación conocida para este tipo de edificaciones es Energy Star, la diferencia entre ambas que LEED evalúa el proceso desde el diseño de la construcción y Energy Star solo evalúa la construcción en operación.

Así que, existen opciones para encaminarse hacia la responsabilidad con el medio ambiente en el tema de la construcción, con soluciones como las siguientes:

  • Ahorro de gas: calentador solar de agua, calentador de gas instantáneo.
  • Ahorro de electricidad: lámparas compactas fluorescentes, aislamiento en el techo, aire acondicionado eficiente, panel fotovoltaico, protección solar en las ventanas, ventilación natural, sistemas de descarga de calor, planear la orientación.
  • Ahorro de agua: sistema dual para WC, regaderas y llaves ahorradoras de agua, incluir en unidades habitacionales planta de tratamiento de aguas grises.

Si bien edificar una construcción sustentable no es una obligación, existen parámetros y lineamientos que son una guía para buscar esa opción y mejorar el impacto que tiene la civilización en el medio ambiente.

Encuentra proveedores de este producto

Páginas Relacionadas:

http://mecanicadesuelos.com.mx

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario