Del clembuterol al zilpaterol, una nueva opción para el ganado

Cosmos . Alimentaria, Farmacéutica y hospitalaria, Química y petroquímica 2081 Sin comentarios

La ganadería en México es una actividad de gran relevancia dentro del sector primario ya que es fuente de empleo; proporciona alimento para la población y genera materia prima para fabricar otro tipo de productos como zapatos o bolsos.

Mejorar la productividad del ganado es una búsqueda continua que abarca evaluar los métodos de producción, introducción de nuevas técnicas y procedimientos, además de la implementación de suplementos alimenticios y aditivos en la dieta del ganado.

Anteriormente era bastante común utilizar clembuterol para promover el crecimiento muscular del ganado. Sin embargo, esta sustancia ha generado problemas de salud pública debido a que tiene efectos nocivos en el cuerpo humano, de hecho, la norma NOM-064-ZOO-2000 dicta la prohibición del uso del clembuterol con fines de promoción de crecimiento del ganado bovino; recurrir a este producto en la alimentación de ganado para abasto público es ilegal. Es por eso que se busca sustituir por opciones más seguras.

Hoy en día existe una sustancia llamada clorhidrato de zilpaterol que también promueve el crecimiento muscular del ganado, del cual no se han reportado efectos tóxicos en seres humanos. Se considera débil farmacológicamente en el ser humano, además de que se ha visto que no induce efectos cardiovasculares adversos o de otra índole.

Es un polvo blanco, muy soluble en agua y altamente estable a temperatura ambiente. El aditivo no cambia la calidad ni sabor de la carne.

El clorhidrato de zilpaterol es un promotor del rendimiento para ganado, clasificado como un beta-agonista adrenérgico. No es una hormona, es un suplemento que se mezcla con el alimento del ganado. Lo recomendable es que nutriólogos de ganado indiquen la cantidad óptima de clorhidrato de zilpaterol a utilizar.

Los beta-agonistas adrenérgicos (BAA) se conocen como “repartidores de energía”, son químicos que reducen la deposición de grasa y mejoran la composición de la carne pues inhiben el proceso de síntesis de ácidos grasos. Además, aumentan la perfusión sanguínea hacia el músculo y aumentan la disponibilidad de energía y aminoácidos, por lo que incrementa la síntesis y retención de proteína aumentando la calidad de la carne.

Es importante mencionar que el clembuterol es un BAA al igual que el clorhidrato de zilpaterol, pero muestran diferencias en cuanto a su capacidad de distribución, permanencia y eliminación del organismo; principalmente por su composición química.

Los beta-agonistas adrenérgicos modifican el metabolismo celular, mejoran la eficiencia productiva y la calidad de la carne de bovinos y ovinos, aunque los resultados pueden variar de acuerdo con otros factores como la temperatura ambiental o concentración en el alimento.

Es decir, la utilización de estas sustancias mejora la productividad y calidad de la carne, pues los animales tratados con beta-agonistas adrenérgicos tienen mayor tejido magro.

De hecho, son usados exclusivamente en la fase final del proceso de engorda porque tienen efecto sobre la composición de la carne, promoviendo mayor deposición de proteína, menor deposición de grasa y mejor conformación de la canal.

Los estudios de BAA se remontan a los años ochenta, cuando se hicieron pruebas con clembuterol como agente para alterar las características de la canal en novillos, observándose aumento de masa muscular y disminución de tejido adiposo. Sin embargo, hoy en día se sabe que el clembuterol no es adecuado, pues si no se elimina por completo de la carne, puede tener efectos colaterales en el organismo humano.

Sobre información de efectos dañinos a la salud pública por el uso indebido de clembuterol existen los estudios de Mitchell y Dunnavan que originaron su prohibición en gran parte del mundo. Tan sólo en el periodo de 2002 a 2006, en México, se registraron 192 de brotes de intoxicación por clembuterol con un total de 1,300 casos.

El clorhidrato de zilpaterol, que también es un BAA, es considerado de baja magnitud de riesgo asociado con el consumo de tejidos animales tratados. Esta sustancia no tiene efectos en el metabolismo humano ni al contacto con la piel humana.

El clorhidrato de zilpaterol está avalado por Sagarpa y FDA. Mientras se utilice el zilpaterol considerando las advertencias del fabricante, es seguro para los humanos.

Así mismo, en el caso del clorhidrato de zilpaterol, los límites máximos de residuos para diferentes tejidos comestibles son: hígado y riñón 30 ppb (partes por billón, es decir, 0.03 mg/kg); tejido adiposo 20 ppb (0.02 mg/kg) y músculo 1 ppb (es decir, 0.001 mg/kg).

En el ganado, el clorhidrato de zilpaterol se absorbe por vía oral en 12 horas aproximadamente después del consumo y se elimina en un periodo de 72 horas, principalmente por vía urinaria. La molécula se debe retirar del ganado en un periodo de 3-5 días antes del sacrificio.

Finalmente, algunas investigaciones, como la realizada por Salinas y colaboradores (“Effect of duration of zilpaterol hydrochloride treatment on carcass characteristics and weight gain on grazing Pelibuey lambs” Salinas-Chavira, J. J. Appl Anim. Res. 29) reportan ganancia de peso en 60% en ovinos que recibieron clorhidrato de zilpaterol.

Complementariamente a éste, los estudios que avalan la disminución del contenido de grasa de la canal de ovinos y bovinos es el realizado por Moloney y colaboradores (“Growth, Feed Efficiency and Carcass Composition of Finishing Friesian Steers Fed the ß-Adrenergic Agonist L-644,969”, Moloney, A. P. Journal Animal Science. 68)

En conclusión, el clembuterol es una sustancia con potencial tóxico que es capaz de inducir problemas de salud pública con intoxicaciones graves en humanos, comparada con el clorhidrato de zilpaterol, que es una sustancia más segura para el uso en nutrición animal.

Esta última sustancia ayuda a obtener mayor peso en el ganado tanto bovino como ovino, sin incrementar la cantidad de tejido graso.

Actualmente, parte de la investigación que se hace para mejorar la productividad del ganado se enfoca en la obtención de la carne, creando cortes con mayor masa muscular y menor tejido adiposo, generando beneficio en la población donde ya se observan problemas por aumento en el colesterol, enfermedades coronarias y metabólicas asociadas al consumo de grasa animal saturada.

Encuentra proveedores de este producto

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario


− ocho = 1