Deshumificadores, solución al instante para la humedad en el aire

Cosmos . Construccion 1057 Sin comentarios

Para mantener condiciones saludables y confortables, ya sea en ambientes laborales o residenciales, es preciso mantener un porcentaje de humedad relativa entre 45% y 55% en cualquier época del año. Para poder lograrlo, a pesar de las condiciones ambientales de cada lugar, la disposición u orientación de casas, oficinas o industrias, o el tipo de actividad que se desarrolle en su interior, se puede recurrir al uso de deshumificadores.

En casa, por ejemplo, el exceso de humedad puede dañar las paredes, instalaciones de madera, libros y ropa, causando malestar en su habitabilidad y uso; además, puede alterar la salud de personas con problemas respiratorios como asma, adultos mayores y niños, principalmente.

Para evitar este tipo de problemas y eliminar la humedad de cualquier sito, se utilizan los deshumificadores, aparatos similares en aspecto a el aire acondicionado, pero que ayudan a eliminar el agua que se encuentra en el ambiente, la almacenan en un depósito especial o la llevan directamente al drenaje.

¿Cómo funcionan los deshumificadores?

Los dehumificadores son aparatos especialmente diseñados para solucionar los problemas ocasionados por el exceso de humedad en el ambiente. Son una solución rápida, efectiva y sencilla.

Existen dos formas de deshumificadores: frigoríficos o de condensación y los desecantes.

Los primeros usan un circuito convencional hermético de refrigeración. Son eficaces para extraer la humedad del aire, siempre que el aire de entrada tenga un punto de rocío superior a 12ºC. El aparato aspira la humedad del aire, lo filtra y dirige hacia un condensador. Este último está a bajas temperaturas (el compresor comprime un gas refrigerante que permite reducir su temperatura) y permite condensar el vapor de agua contenida en el aire y convertirla en agua líquida. El agua se recoge en un depósito, pero también se puede colocar un tubo de desagüe continuo (drenaje continuo).

Los segundos están especialmente indicados para conseguir y mantener niveles muy bajos de humedad a bajas temperatura (hasta -40ºC), o cuando se requiere mantener porcentajes muy bajos de humedad con independencia de la temperatura. Este método se utiliza en la mayoría de las industrias de la alimentación, químicas, plásticos, navales y farmacias, pistas de hielo, plantas depuradoras de agua, etcétera. Funcionan sin compresor y sin refrigerante, por lo que no son nocivos para el medio ambiente. El deshumidificador desecante industrial, el cual además es considerado más eficiente es aquel que pre-enfría el aire húmedo a temperaturas donde se condensa el agua en el aire inmediatamente. El agua es captadapor una rueda desecante, la cual normalmente está hecha de silicio o derivados de éste. El desecante absorbe el agua, mientras que la rueda rota absorbe el líquido del aire y lo pasa por un sistema de aire caliente que sopla y seca la rueda para que regrese al ciclo de absorber el agua del aire.

¿Qué aparato es el más adecuado para cada necesidad, en qué hay que fijarse al momento de adquirir un modelo?

Una de las características principales es las cantidad de litros de agua que cada modelo es capaz de extraer y el volumen del lugar, con estos datos básico y de acuerdo al uso que se le vaya a dar al deshumificador, es decir, si es doméstico o industrial, se determinará el tamaño del equipo, ya que algunos pueden llegar a ocupar bastante espacio.

Para comenzar hay que comparar la cantidad de litros que extrae cada equipo en 24 horas. Asimismo, hay que prestar atención al consumo y escoger aquel que a menor consumo energético aporte mayores prestaciones. De todas formas, se debe tener en cuenta que, dada la diversidad de modelos, sistemas, capacidades y potencias, el gasto energético vendrá determinado por el sistema escogido y las condiciones en las que deba trabajar el aparato.

Para su funcionamiento, en el caso de los equipos domésticos, no se requiere ninguna instalación especial, basta con enchufarlo y si es necesario pueden cambiarse de habitación, generalmente cuentan con pequeñas ruedas para facilitar su movimiento. El propio aparato dispone de un depósito un con sensor para indicar cuándo está lleno. En ese caso, la unidad se detiene para evitar fugas de agua.

Si se trata de equipos de mayor tamaño, conocidos como equipos frigoríficos, hay dos posibilidades de instalación: en ambiente o para conductos. Los primeros pueden ser colocados en el suelo o la pared y lo único que necesitan es la alimentación eléctrica y un tubo de desagüe. Y en el caso de los equipos de conducto se requiere la instalación de los conductos para repartir por toda la superficie del local el aire deshumidificado.

Deshumificadores industriales

Ayudan en general a preservar la salud, reducir los índices de contaminantes en la atmósfera, disminuir los alérgenos en recintos cerrados, proteger los bienes, mantener en buen estado los muebles, evitar la deshidratación, deterioro, enmohecimiento, mermas de peso y calidad en productos, por eso se utilizan cada vez más en oficinas, locales comerciales y almacenes de productos como papel, tela, cuero, madera y otros artículos y productos manufacturados. Lo mismo ocurre en los sectores industriales en los que hay determinados procesos de fabricación o almacenaje y donde se exige un control en el porcentaje de humedad. Es imprescindible su presencia en los museos, salas y galerías de arte, donde el exceso de humedad pueda dar lugar al deterioro de las obras de arte que albergan, así como en hospitales, piscinas cubiertas, balnearios, centros deportivos y todos aquellos espacios susceptibles de condensación.

Descubre más sobre este producto

Páginas relacionadas:

http://www.mantenimiento-aire-acondicionado.com

http://refaccionesypartesparaaireacondicionado.com

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario


9 − uno =