Mantenimiento preventivo, ahorros a largo plazo

Cosmos . Seguridad y mantenimiento 1014 Sin comentarios

Uno de los objetivos de las empresas es siempre optimizar los recursos y minimizar los gastos que se generan en las operaciones. Esto lleva a disminuir costos y poder competir en los mercados con precios más bajos. No siempre se piensa en un plan de mantenimiento para poder lograr este objetivo.

Hablar de mantenimiento podría llevarnos a pensar en una imagen en la que algún artefacto o maquinaria está siendo reparado, ya es de muchos conocido, que esto no siempre tiene que ser así. En esta ocasión hablaremos del mantenimiento preventivo, que entre otras cosas nos facilita precisamente evitar malos desempeños o fallas en los equipos y/o maquinarias que utilizamos. Lo cual tiene como consecuencia generar una serie de costos y paros no programados.

En la actualidad existen tres tipos de clasificación de mantenimiento industrial:

1. Mantenimiento correctivo. Se trata básicamente de reparar una avería cuando ya se ha producido.

2. Mantenimiento preventivo. Este mantenimiento es planificado y su objetivo es la disminución de los paros no programados. Para conseguir esto, se hace un estudio de la durabilidad de las diferentes partes de una máquina, y se fuerza su reparación o reemplazo antes de que se produzca la falla/avería. Este servicio se realiza a los equipos cuando no están en operación, con lo cual no se afecta la producción.

El objetivo es que las máquinas estén siempre en buen estado, consiguiendo que la probabilidad de falla/avería se reduzca lo más posible. De esta forma, las máquinas son confiables y la producción se puede planificar.

3. Mantenimiento predictivo. A diferencia del anterior, se contemplan variables como el desgaste que ayuda a anticipar una falla/avería. Para poder realizarlo es necesario disponer de tecnología basada en indicadores que sean capaces de medir variables que marquen la intervención a la máquina, así como personal preparado en la interpretación de los datos.

Este tipo de mantenimiento incrementa los costos fijos de mantenimiento.

En las pequeñas empresas se realiza en general los dos primeros tipos, el tercero, al requerir de información especializada y de personal calificado no resulta fácil de realizar.

Pese a lo anterior, si se realiza un correcto plan de mantenimiento preventivo los resultados pueden ser significativamente mejores al sólo actuar cuando una falla se ha producido.

Un ejemplo claro del mantenimiento preventivo es la tarea que el dueño de un vehículo tiene que realizar cuando cierto kilometraje ha recorrido su auto. Las agencias automotrices marcan la pauta para que el auto se lleve a inspección cuando es oportuno, si dicho mantenimiento se lleva a cabo, el coche tendrá menos posibilidades de falla. Estos servicios suelen ser, en la general, menos costosos que la reparación de una falla no programada.

En la industria sucede igual. Cuando se realiza el plan de mantenimiento preventivo se deberán contemplar los costos de las revisiones y servicios a la maquinaria y siempre tomarlos en cuenta dentro de los costos de producción. Dentro de los costos anuales del mantenimiento, no se deberá descartar alguna falla no programada (se pueden estimar según datos históricos) y su costo correspondiente tanto de reparación como de afectación a la producción. De este modo se pueden planificar costos reales.

Un buen plan de mantenimiento es aquel que ha analizado todas las fallas/averías posibles, y que ha sido diseñado para evitarlos. Para que esto sea confiable hay que ser consciente de que en un inicio se deberá dedicar tiempo y análisis a cada uno de los equipos de la planta industrial.

Las instalaciones auxiliares (eléctricos, hidráulicos, de refrigeración, etcétera.) -que no son la maquinaria principal- también pueden desatar problemas que impactan directamente a la producción y muchas veces no son consideradas dentro del plan de mantenimiento.

Algunas maquinarias incluyen el servicio de mantenimiento desde el momento de su compra, el proveedor mismo es quién muchas veces ofrece este servicio.

Por otro lado, existen empresas especializadas en brindar servicios y/o planes de mantenimiento. Este tipo de empresas pueden ser grandes aliados para la mediana empresa, ya que su alta especialización sobre todo en equipos e instalaciones auxiliares y periféricos suele ser muy confiable.

El mantenimiento preventivo es una herramienta conocida, confiable y que planeada con profesionalismo y detalle, ayuda a disminuir costos de producción y por lo tanto mejorar el rendimiento de las empresas.

Encuentra proveedores de este producto

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario


× 9 = ochenta uno