Recubrimientos disipadores de calor y filtros solares para construcciones

Servicios Estratégicos Titán . Construccion, Recubrimientos, Seguridad y mantenimiento 2295 Sin comentarios

El gusto y la satisfacción de vivir o trabajar en algún lugar en específico, muchas veces sin darnos cuenta, está determinado por un concepto llamado “confort térmico”.

El confort térmico se define, según la norma ISO 7730, como “la condición de mente en la que se expresa satisfacción con el ambiente térmico”. En otras palabras, cuando las personas no experimentan sensación de calor ni frío y se sienten cómodas en el recinto donde se encuentran. Alcanzando ese estado incluso llegan a desempeñar un mejor rendimiento en sus trabajos.

Si bien es difícil moderar todos los parámetros que influyen en la temperatura de un lugar, se pueden modificar los que están a nuestro alcance.

Uno de los parámetros que influyen en el confort térmico es la temperatura. Muchas veces algunas construcciones tales como las naves industriales, están edificadas con materiales que al exponerse a la energía solar albergan mucho calor en su interior. Debemos recordar que la luz solar se compone de ondas electromagnéticas de diferencia frecuencia entre las que se encuentran la infrarroja y ultravioleta.

El calor fluye siempre desde la región con la temperatura más alta hacia la región con temperatura más baja. Esta transferencia de calor puede ocurrir a través de tres mecanismos: conducción, convección y radiación.

El intercambio de calor entre el Sol y algún objeto o incluso nosotros mismos, es por medio de radiación. La transferencia de calor de este tipo es por medio de ondas electromagnéticas y la fuente de calor y el objeto que recibe no tienen que estar en contacto necesariamente, de hecho, nos encontramos bastante alejados del Sol.

Existen nuevos materiales que tienen la propiedad de disipar el calor provocando que la sensación térmica dentro de una construcción o bodega no sea elevada, estos materiales pueden ser recubrimientos que mantienen los interiores de las construcciones con una temperatura fresca y agradable o bien filtros solares que bloquean y redireccionan el calor entrante hacia el exterior, reduciendo la temperatura en el interior.

Un techo que está expuesto a temperatura ambiente de aproximadamente 28°C, puede llegar a alcanzar una temperatura de más de 60°C por la radiación. Los recubrimientos aplicados sobre esa cubierta o techo, puede reducir en un promedio de 25°C y al interior reducirá entre 8 y 10°C.

Recubrimientos disipadores de calor

Los recubrimientos disipadores de calor están compuestos por cargas granulométricamente aglomeradas de diferentes tamaños, las cuales al actuar en forma conjunta capta la humedad que existe en el medio ambiente y la eliminan conjuntamente con los rayos del sol.

Estos recubrimientos se aplican en techos y paredes o como translucidos en forma de domos o cubiertas transparentes y tienen diversos beneficios, algunos de ellos son: Mantener los interiores en una temperatura fresca y agradable, ahorro de energía eléctrica pues se reduce el uso de equipos de enfriamiento como aires acondicionados y ahorro económico por la misma reducción en el uso de equipos de enfriamiento entre otros.

Cabe destacar que los recubrimientos disipadores de calor se venden aplicados pues se requiere personal especializado y entrenado para hacer la aplicación con el equipo necesario y tecnología de punta.

Este tipo de recubrimientos no ocasiona que descienda la temperatura en tiempo de frío, lo único que hace es evitar que se calienten las superficies en las que se aplicó

Filtros solares

Los filtros funcionan gracias a una tecnología basada en películas delgadas que se depositan en las superficies transparentes como policarbonatos celulares, acrílicas, vidrio, etc.

Así mismo, los filtros de calor se aplican sobre superficies transparentes o traslucidos para que permitan el paso de la luz visible evitando al mismo tiempo, el paso de los rayos UV e IR. La iluminación será excelente y el calor no será elevado además de proteger los materiales a los que la radiación UV degrada y decolora como mueblas y pinturas.

También existen hojas de policarbonato celular con filtro solar, éstos disminuyen los niveles de la intensidad del Sol hasta en un 80%. Ya que el factor solar (cantidad total de energía que el Sol introduce en un recinto) es bajo, se reduce la cantidad de energía solar no deseada en el interior de la construcción además de conservar más uniforme la temperatura interior, favoreciendo el ahorro de energía.

En México existen empresas que se dedican a fabricar y comercializar materiales para reducir el calor interior de las construcciones, una de ellas es Servicios Estratégicos Titán que ofrece servicios de aplicación de materiales disipadores de calor en superficies expuestas al sol. Su tecnología se llama Cerocalor y consta de recubrimientos, filtros solares así como persianas y vidrios laminados.

Sectores beneficiados

La tecnología puede ser utilizada por diferentes sectores en sus construcciones, algunos que se favorecen incluyen:

Naves industriales en la que se fabriquen o almacenen productos perecederos o que deban de cumplir con una normatividad en materia de temperatura, por ejemplo: Laboratorios Farmacéuticos, Unidades Hospitalarias, Farmacias y todo lo relacionado con el sector salud que sea susceptible de ser afectado por el calor.

Fábricas de productos alimenticios, empacadoras, fábricas de jugos, embotelladoras, almacenes de perecederos, silos y todo lo relacionado con el sector alimenticio humano o animal.

Escuelas y gimnasios que estén expuestas al sol, iglesias y templos, fábricas y almacenes de papel, solventes o materiales inflamables, fábricas y almacenes de productos que se deformen con el calor, y en términos generales, cualquier construcción o estructura que este afectada por calor extremo producido por radiación solar o en zonas muy calurosas.

Otro beneficio, además de los antes mencionados, es que alarga la vida útil de los impermeabilizantes ya que protege a las sustancias impermeables de la acción de la radiación UV que es fundamental en su degradación y deterioro.

El uso de filtros solares y recubrimientos disipadores de calor aplicados a la construcción son de suma importancia, incluso la FAO propone el uso de materiales termoaislantes en bodegas para guardar alimentos con el fin de preservar el producto el mayor tiempo posible.

A pesar de que son diversos los factores que influyen para alcanzar el confort térmico, se pueden controlar los parámetros que están a nuestro alcance como la temperatura de interiores producida por el calor irradiado directamente por el Sol. Los recubrimientos disipadores de calor nos ayudan en este sentido además, en algunos casos protegen de las radiaciones ultravioleta que dañan la piel. La practicidad de los recubrimientos la convierten en una tecnología adecuada pues se pueden aplicar en cualquier tipo de construcción ya edificada.

Así que el confort térmico se puede alcanzar y la productividad aumentar.

Encuentra proveedores de este producto

Páginas relacionadas

http://www.aislantetermico.com.mx

http://recubrimientos-industriales.mx

http://pinturasindustriales.mx

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario


8 − = cuatro