Termina controversia entre aeropuerto y Fumisa

Miércoles, 12 de Febrero de 2014

El Gobierno mexicano puso hoy punto final al litigio legal entre el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (AICM) y la inmobiliaria Fumisa, subsidiaria de la estadounidense Advent Internacional, por el control y arrendamiento de espacios comerciales en la terminal 1.



México, D.F.- El Gobierno mexicano puso hoy punto final al litigio legal entre el Aeropuerto Internacional de Ciudad de México (AICM) y la inmobiliaria Fumisa, subsidiaria de la estadounidense Advent Internacional, por el control y arrendamiento de espacios comerciales en la terminal 1.

En un comunicado, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes (SCT) aclaró "a la comunidad financiera nacional e internacional sobre la conclusión del contrato mercantil" entre el AICM, una empresa pública, y Fumisa.

La SCT recordó que entre 1991 y 2006, el AICM suscribió varios contratos con el Grupo Hakim, adquirido por Fumisa en 1998, para ampliar y remodelar distintas áreas de la terminal 1.

Como prestación, las partes acordaron que Fumisa subarrendara diversos locales y áreas comerciales en esa instalación.

Dichos contratos comerciales, con vencimiento al 31 de diciembre de 2013, no eran en ningún caso "una concesión pública o una figura jurídica del derecho público", aclaró.

Por ello, insistió, Fumisa "nunca ha sido concesionaria ni ha contado con autorización de la SCT para realizar la explotación de ninguno de los locales comerciales, tiendas de conveniencia, así como otras áreas comerciales".

Fumisa interpuso en 2013 un recurso ante un juez para pedir la prórroga de los contratos con el argumento de que no había obtenido la tasa de retorno del 12,82 %, sino poco menos de la mitad, lo que - según la empresa- le daba la opción de tener el control de los locales por diez años más.

Medios extranjeros divulgaron el conflicto bajo la sospecha de que las autoridades mexicanas no ofrecían garantías al capital extranjero, lo que afectaba su política para atraer nuevas inversiones.

La SCT indicó que, como estaba establecido "con precisión en los contratos", el 31 de diciembre terminó la vigencia de la explotación del 80 % de los locales y áreas comerciales en la terminal 1.

A partir de 1 de enero del 2014, "el AICM ha suscrito contratos de arrendamiento en forma directa" con quienes ocupan los locales comerciales, después de que un juez le reconoció su derecho a "explotar comercialmente los locales y áreas comerciales".

La SCT indicó que el aeropuerto "ha actuado de conformidad al marco de derecho vigente" y rechazó la posibilidad de una prórroga del contrato original, así como el argumento de Fumisa en el sentido de que no alcanzó un rendimiento del 12,82 %.

De acuerdo con información financiera del AICM, "validada por auditores externos, la tasa de recuperación ha sido superada en exceso".

Por ello, el AICM solicitó a Fumisa, a través de notario público, la documentación contable y financiera para aclarar, en términos del contrato, la tasa exacta de rendimiento, y así identificar si hubo excedentes a favor de la terminal.

Fuente: EPA
Boletín de Negocios
Eventos Industriales