México y su petróleo con las puertas abiertas

Martes, 22 de Abril de 2014

Con la apertura de la industria petrolera a la inversión privada y extranjera se pretende que compañías estadounidenses o de cualquier lugar del mundo sean capaces de ofertar en proyectos de petróleo y gas mexicanos, trayendo nueva tecnología y tripulaciones de fracking.



Una de las bonanzas petroleras más importantes en la historia de Estados Unidos es una maravilla geológica conocida por los petroleros de Texas como Eagle Ford Shale y es resultado de una técnica de perforación conocida como fracturación hidráulica o fracking.

Al parecer, esta maravilla se extiende varios kilómetros por México, donde se conoce como Cuenca de Burgos; sin embargo, mientras en Estados Unidos, en la zona de Texas, se han excavado 5 mil 400 pozos, en México menos de 25.

Con la apertura de la industria petrolera a la inversión privada y extranjera se pretende que compañías estadounidenses o de cualquier lugar del mundo sean capaces de ofertar en proyectos de petróleo y gas mexicanos, trayendo nueva tecnología y tripulaciones de fracking.

De acuerdo con una encuesta de la Administración de Información de Energía de Estados Unidos, México es el sexto lugar a escala global en reservas de gas shale, pero aún con sus abundantes recursos, el país depende del gas importado por falta de infraestructura.

Se espera que el mayor interés en la reforma energética de México provenga de compañías como Exxon Mobil y Shell, que cuentan con capital y equipo necesario, para competir por el tesoro mexicano: enormes yacimientos de petróleo en las aguas profundas del Golfo de México.

Fuente: Redacción
Boletín de Negocios
Eventos Industriales