A partir de enero facilitarán la obtención de morfina

Jueves, 11 de Diciembre de 2014

A partir de enero, los médicos que cuenten con cédula profesional podrán recetar morfina a pacientes con enfermedades terminales, como cáncer, a través de un mecanismo de control electrónico que estará a cargo de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).



A partir de enero, los médicos que cuenten con cédula profesional podrán recetar morfina a pacientes con enfermedades terminales, como cáncer, a través de un mecanismo de control electrónico que estará a cargo de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

Por lo que, con esta nueva medida, existirá mayor disponibilidad del medicamento en farmacias y distribuidores, con el fin de aumentar el acceso al producto en beneficio de los pacientes que la requieren.

Antes de esta norma, que comenzará en vigencia el primer día hábil de 2015, un enfermo terminal que necesitaba de este medicamento para el dolor, necesitaba buscar a un doctor certificado, que luego de obtener la receta, requería localizar una farmacia con el libro de registro y la existencia del producto.

La morfina es un medicamento que es utilizado para tratar las dolencias de las personas que cuentan con una enfermedad terminal y los medicamentos para el control de su enfermedad ya son insuficientes.

Dentro de los países con mayor consumo en América latina, México se encuentra rezagado en el acceso a las terapias de cuidados paliativos, con un consumo per cápita de dos miligramos, mientras que el promedio de la región se encuentra en seis miligramos, dándose casos como Argentina, en donde llega su consumo a 10, mencionó el titular de Cofepris, Mikel Arriola.

Mencionó que actualmente cuentan con 70 mil unidades de morfina a disposición de los sectores público y privado, pero de ser mayor la demanda, la industria tiene la capacidad de aumentar la producción.

Mikel Arriola agregó que los nuevos talonarios que serán entregados a los médicos serán de 100 recetas, duplicando así, la capacidad de expedir el doble de recetas, ya que anteriormente contaban con 50.

La nueva regulación protegerá la identidad del médico que expide la receta, porque el nombre del médico no será visible y sus datos serán incluidos en una clave que cualquier farmacia podrá verificar a través de un lector conectado a Internet.

Los libros escritos que hasta ahora operan en las farmacias que cuentan con este producto, serán modificados por un libro electrónico centralizado y la información llegará directamente a la autoridad federal.

Además, facilitarán la localización de farmacias que cuenten con existencia del producto, y de ser necesario, podrá recurrirse a los distribuidores e industriales para poder acceder al medicamento en cuanto se requiera.

Fuente: Redacción
Boletín de Negocios
Eventos Industriales