Comercio exterior chino cae 9.7% en agosto

Jueves, 10 de Septiembre de 2015

El comercio exterior de China, uno de los motores de la segunda economía mundial, continuó a la baja con una caída del 9,7% interanual en agosto, por encima de la registrada en julio, del 8,8%.



El comercio exterior de China, uno de los motores de la segunda economía mundial, continuó a la baja con una caída del 9,7% interanual en agosto, por encima de la registrada en julio, del 8,8%.

Según los datos oficiales publicados hoy, las exportaciones cayeron en ese periodo un 6,1%, un descenso inferior, no obstante, al registrado en julio, del 8,9%.

Las ventas al exterior en ese periodo sumaron un total de 1,2 billones de yuanes (188.535 millones de dólares, 168,800 millones de euros).

Las importaciones, por su parte, se hundieron un 14,3%, muy por encima de la bajada de julio, del 8,6%, y llegaron a acumular 836,100 millones de yuanes (131.298 millones de dólares, 117.597 millones de euros).

En agosto, el superávit comercial se expandió un 20,1% al sumar 368,000 millones de yuanes (57.786 millones de dólares, 51.787 millones de euros).

En los ocho primeros meses del año, el comercio exterior descendió un 7,7% interanual y registró unos intercambios por valor de 15,67 billones de yuanes (2,46 billones de dólares, 2,05 billones de euros), con un superávit comercial de 2,23 billones de yuanes (350.361 millones de dólares, 313.822 millones de euros).

De enero a agosto, las ventas al exterior bajaron un 1,6% y acumularon 8,95 billones de yuanes (1,40 billones de dólares, 1,25 billones de euros), mientras que las compras de China al exterior se hundieron un 14,6% en ese mismo periodo sumando un total de 6,72 billones de yuanes (1,05 billones de dólares, 945.688 millones de euros).

Estas cifras vuelven a evidenciar la desaceleración de la economía china y ponen en riesgo el objetivo de Pekín de alcanzar un crecimiento del 7% para este año 2015.

Los datos del comercio exterior de China, además, llegan después de que en agosto el Gobierno decidiera devaluar su moneda, el yuan, para estimular sus exportaciones, lo que alborotó los mercados mundiales.

En un mensaje de tranquilidad, el gobernador del Banco Central de China, Zhou Xiaochuan, aseguró este fin de semana que no hay razón para una devaluación persistente y aseguró que la moneda china está cerca de estabilizarse.

Las ventas al exterior siguen siendo el gran motor económico del país pese a los intentos del Gobierno de cambiar su modelo de crecimiento por uno más dependiente del consumo interno.

Fuente: EFE
Boletín de Negocios
Eventos Industriales