Fortalecer la estabilidad macroeconómica: CONCAMIN

Lunes, 15 de Abril de 2013

Para evitar que los ciclos de la economía mundial coloquen a México a la defensiva, el país debe fortalecer los motores internos del desarrollo a través de una auténtica política industrial, planteó la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).



Para evitar que los ciclos de la economía mundial coloquen a México a la defensiva, el país debe fortalecer los motores internos del desarrollo a través de una auténtica política industrial, planteó la Confederación de Cámaras Industriales (Concamin).

El presidente del organismo, Francisco Funtanet Mange, destacó que la economía mexicana dispone de atributos que le permitirían acelerar y sostener el paso en los años por venir.

Ello, dijo, gracias al fortalecimiento de la estabilidad macroeconómica, al cuidadoso manejo de las finanzas gubernamentales y al impulso de reformas estructurales fundamentales para el progreso.

Sin embargo, no aceleramos el paso debido a nuestra vulnerabilidad frente a lo que sucede en otras latitudes, aseveró en el editorial del reporte mensual de la Concamin titulado “Pulso Industrial”.

Así, para evitar que los ciclos de la economía mundial nos coloquen a la defensiva, “debemos fortalecer los motores internos del desarrollo, este es el mejor camino si queremos retomar la capacidad para decidir el ritmo al que deseamos avanzar en materia económica y social”.

En los primeros meses del año, se ha complicado el desempeño de la producción fabril. En febrero y de acuerdo con la información del INEGI, su producción registró un retroceso de 1.2% respecto al nivel reportado en el mismo mes del año anterior. Se trata del más desfavorable comportamiento en los últimos 38 meses.

En febrero sus cuatro componentes reportaron números rojos, destacando la contracción de sus dos principales soportes, la industria de la construcción (-2.3% a tasa anual) y las manufacturas (-0.9%) Los altibajos mostrados por el sector fabril en el arranque del año responden al descenso en los pedidos para el sector exportador y al moderado crecimiento del mercado interno.

En efecto, la desaceleración de la demanda externa ha complicado la actividad de las exportaciones manufactureras, uno de los motores de nuestra economía. Su principal mercado externo, Estados Unidos, no ha consolidado su reactivación, generando un efecto en cadena sobre sus proveedores directos e indirectos a escala mundial, aunque con mayor intensidad en economías como la mexicana. A lo anterior se ha sumado el impacto asociado al fortalecimiento del peso sobre la competitividad-precio de los productos exportables.

Ambos factores explican, por una parte, el descenso de 0.2% en las exportaciones manufactureras durante los dos primeros meses del año, respecto al primer bimestre de 2012, así como el debilitamiento en la actividad de las especialidades orientadas al aprovisionamiento de los mercados foráneos.

En la industria manufacturera, 12 de sus 21 ramas registraron retrocesos al cierre del segundo mes del año. Destacan los casos de la Fabricación de muebles y productos relacionados (-11%), Fabricación de equipo de generación eléctrica y aparatos y accesorios eléctricos (-8%), Impresión e industrias conexas (-6.9%), la industria metálica básica (-4.2%), Industria química (-3.7%), Fabricación de productos a base de minerales no metálicos (-2.8%) y la Industria del plástico y del hule (-2.3%), entre otras.

Entre las especialidades que reportaron resultados favorables, sobresalen la Fabricación de insumos textiles (que pasó de un crecimiento de 2.4% en el primer mes del año a un avance de 6.4% en febrero); Confección de productos textiles, excepto prendas de vestir (cuyo crecimiento escaló de 2.2% a 9.1% entre enero y febrero); las empresas dedicadas a la confección de prendas de vestir (-0.6% y 1.2% respectivamente); y Otras industrias manufactureras (-2.4% y 0.6% respectivamente).

El repunte en la producción de actividades con alto impacto en la generación de empleos, representa un signo alentador, aunque habrá que esperar los datos de los meses por venir para confirmar el buen desempeño mostrado en los albores del año. El resto de las ramas manufactureras presentó números positivos, su ritmo de avance se ha moderado paulatinamente. Sin embargo, se mantienen entre los componentes que mantienen el crecimiento como su signo distintivo.

Por su parte, el sector construcción retrocedió 2.3% en el mes de febrero, debido al debilitamiento tanto de la Edificación como de las Obras de ingeniería civil. Esta situación provocó, a su vez, un recorte en los pedidos de materiales de construcción aprovisionados por diversas actividades fabriles, entre las que destacan la industria elaboradora de productos de asfalto; cemento; estructuras metálicas; arena y grava; equipo para soldar y soldaduras; perfiles, tubería y componentes electrónicos.

En suma, iniciamos 2013 con noticias alentadoras y complicaciones en el desempeño de la industria mexicana.

Fuente: Agencias
Boletín de Negocios
Eventos Industriales