Publicado el 27/Jan/2022

 Instalación al estilo plafón

Ha llegado el momento más esperado en cualquier construcción, como cuando se abre el maletín con las herramientas, los cuchillos y taladros, lo distintivo esta vez apunta a lo fácil en su instalación. Esto se debe principalmente al sistema de plafones suspendidos, ni siquiera en este método deja de ser amigable y efectivo el PVC. La primera y gran estructura que vamos a considerar, será el armatoste suspendido, una vez hecha esta red, simple y muy típica en los techos de oficinas institucionales.

Las unidades de medida estándares de los plafones plásticos, son de 24 x 24 pulgadas, medidas perfectas para ser sobrepuestas sobre la red suspendida. Si se hace necesario una adaptación del cielo y entonces ampliar la red, tendrás que simplemente adherir a la plataforma suspendida, Tes secundarias entre las ya existentes y ampliar el universo en que se posaran los plafones.

Existen también molduras fabricadas especialmente para los sistemas de suspensión, estos ayudan a modernizar el cielo y darle aún más exclusividad, con detalles arquitectónicos de gran realce. Al engancharse estos en la red flotante, cual sea la estética elegida, aumenta la autonomía del plafón y su escaso mantenimiento, liberando así el costo que podría asociarse a un trabajo personalizado extra y, por supuesto, una larga y hermosa vida de nuestro cielo diario.

No olvidar que siempre existe la opción y la libertad de pintar o barnizar el material, de esta manera combinar muchísimo mejor los detalles del trabajo. El plafón de PVC es por esencia muy luminoso y visualmente atractivo, sin embargo, la libertad que nos brinda en su proceso de instalación y creación es superior, el resultado habla por sí solo.