Flores y dinosaurios, ¿cómo es la actual industria floricultora en México?

flores

Grupo Cosmos 773

Las flores tal cual las conocemos hoy han recorrido un camino mucho más largo de lo que podemos imaginar, tan es así que las primeras plantas angiospermas fueron alimento de algunas especies de dinosaurios. Actualmente, existe un debate acerca de su origen, una teoría lo fija hace 250 millones de años, ya que se han encontrado restos de oleanane en sedimentos ubicados en China, esta sustancia la emiten únicamente las plantas con flores para repeler insectos, hongos o microorganismos invasores, y no está presente en la otra gran familia de plantas, las gimnospermas, como los pinos, por ejemplo.

El mercado de los ingredientes naturales y la industria cosmética

cosmeticos

Grupo Cosmos 1556

El auge de los productos de belleza y cuidado personal con ingredientes naturales ha hecho que la industria cosmética transforme sus estrategias de mercado y diversifique sus productos. Esta nueva situación en el sector se debe a un número creciente de consumidoras que buscan cosméticos de base natural, como respuesta a las fuertes campañas que promueven la salud y el cuidado del medio ambiente y de los animales a través del uso de productos naturales, e incluso orgánicos (sin agroquímicos).

Usos industriales de la parafina, más allá de las velas

Grupo Cosmos 1358

El uso más conocido de la parafina es en la fabricación de las velas, sin embargo, tiene otras aplicaciones que podrían ser difíciles de reconocer. Por ejemplo, se utiliza parafina en hilos textiles para evitar que se rompan en la fabricación de ciertos tipos de tejidos y como recubrimientos en algunos alimentos como quesos.

Purificación de agua, métodos y sistemas

Grupo Cosmos 1414

Se dice que el agua es la fuente de la vida, sin embargo, el agua contaminada puede ser mortal. El 80% de las enfermedades gastrointestinales infecciosas y parasitarias provienen del consumo de agua insalubre. Actualmente, solo el 42% de la población mundial consume agua purificada “segura”, según la Organización Mundial de la Salud.