Aire limpio, el ingrediente invisible de la industria alimentaria

Cosmos . Alimentaria, Envase y embalaje, Maquinaría y equipo, Materiales y maquinado, Seguridad y mantenimiento 390 1 Comentario

Todos imaginamos, como consumidores, que dentro de la producción de la industria alimentaria una de las principales preocupaciones en sus procesos es el cuidado y control de riesgos de contaminación. Seguramente pensamos en las condiciones de esterilidad y limpieza que deben considerarse para la manipulación de los alimentos, como los estándares en la maquinaria y en el personal, sin embargo, hay un elemento que se puede pasar por alto: el aire, constante en todo momento y posible vehículo de contaminación.

El aire es el transporte al que se suben toda clase de partículas físicas, químicas y biológicas; un aire no tratado en una línea de producción de alimentos y bebidas puede ocasionar daños a la salud por el consumo de un producto contaminado o el retiro de un lote de producción en el mercado.

Es por ello, que en el día a día de las operaciones en una planta de alimentos, no puede faltar un sistema de tratamiento de aire comprimido para la purificación constante del vital elemento. Antes de iniciar su proceso de purificado en las condiciones requeridas, el aire a utilizar se “comprime” y se almacena en compresores que pueden tener diversas capacidades.

Más interesante aún, el tratamiento del aire comprimido no solo asegura inocuidad en la línea de producción, también es el aliado invisible para el mantenimiento y el buen funcionamiento de la maquinaria neumática.

En este post abordaremos algunas de las aplicaciones de este ingrediente “invisible” en la producción de alimentos y bebidas de acuerdo con los tipos de tratamiento de aire comprimido, según el grado de contacto. Algunas de estas aplicaciones están en las etapas de empacado, cortes neumáticos, llenado de líquidos, bombeo de fluidos, o simplemente como caudal de aire que alimenta a la maquinaria neumática y las válvulas.

Aire comprimido, un aliado invisible para la inocuidad de alimentos Clic para tuitear

Aire comprimido, energía clave en los envasados

El aire comprimido en la industria se emplea a diferentes presiones, desde alta presión, que considera rangos de 750 psi (51,7 bar) para moldeados por inyección; hasta baja presión, con rangos de 15 psi (1 bar) para operaciones de soplado. Las panificadoras, por ejemplo, utilizan el aire comprimido en aplicaciones de soplado.

También, se usa para limpiar los envases antes de ser llenados de alimentos. Es común el uso del aire comprimido para el  llenado y sellado de los cartones terminados en forma de gablete para envasar productos como lácteos y zumos.

Aire comprimido, el enemigo de los microorganismos

La humedad es un factor fundamental que siempre debe estar bajo control en la industria alimentaria, porque es crea un ambiente ideal para microorganismos y hongos. La humedad puede estar presente en las tuberías por donde el aire comprimido entra en contacto con los productos alimenticios.

Para combatirla, el aire comprimido pasa por un sistema de secado que asegura un punto de rocío específico que debe estar por debajo de los -26 ˚C para inhibir el desarrollo de dichos microorganismos u hongos.

Otras fuentes de contaminación son las partículas sólidas, escamas de las tuberías y el polvo ambiental que también pueden estar presentes en los revestimientos de los rotores en los compresores de aire. Es más, cuando el aire se seca, los microorganismos y hongos se convierten en esporas, es decir, en partículas sólidas. Para eliminarlas, al tratamiento de aire comprimido se le aplican equipos de filtración. –Con la finalidad de asegurar una calidad de filtrado acorde con los patrones del sistema ISO 12500 Partes 1-3, se recomiendan los filtros coalescentes–.

Aire comprimido, motor de las máquinas neumáticas

El aire comprimido se puede usar hasta para clasificar, cortar y dar forma a los productos alimenticios en una línea de producción, o bien, para el  llenado y sellado de los cartones de productos alimenticios vertibles, como ya mencionamos.

Para estos procesos se prefieren los sistemas neumáticos a los sistemas hidráulicos, porque dentro de instalaciones donde se manipulan líquidos, si llegara a ocurrir un derrame de aceite, el piso afectado se puede convertir en un riesgo de seguridad. Además, las máquinas neumáticas no demandan mucho mantenimiento ni actividad constante.

Tipos de sistemas de tratamiento de aire comprimido

Par especificar que un sistema de tratamiento de aire comprimido cumple con la inocuidad y eficiencia requeridas, se debe definir el uso que se le da al aire comprimido en la planta de producción. El Código de Prácticas de Calidad Alimentaria del Reino Unido, nos ayuda a definir tres sistemas, según el tipo de contacto del aire con la línea de producción:

De Contacto. Se define como “el proceso en el que el aire comprimido se usa como parte de la manufactura y procesamiento, incluido el envasado y transporte para la producción inocua de alimentos”.

Sin-Contacto. Se define como “el proceso en el cual el aire comprimido es expulsado a la atmósfera local de preparación, producción, envasado y almacenaje”. Puede ser de Alto-Riesgo y Bajo-Riesgo.

No Contacto Bajo-Riesgo. Muchas fábricas tienen hasta el 50% de su aire comprimido viajando dentro de las aplicaciones de “uso general”, cuando muchas de sus instalaciones no tienen ninguna relación o contacto con los alimentos o con la maquinaria para envasados. Es importante analizar esta singularidad para un uso más eficiente del aire comprimido.

Finalmente, te recomendamos que antes de elegir un sistema para el tratamiento de aire comprimido, consideres y consultes con los expertos los tipos de equipos con ahorro energético, además, asegúrate de adquirir la mejor garantía y el servicio de mantenimiento adecuado para mantener siempre la continuidad de la producción. 

Encuentra proveedores de este producto

Comentarios (1)

  • Alejandro Rodriguez

    |

    Este articulo es cierto, nosotros somos una industria de agua embotellada despues de 15 anos producimos agua ozonda, un nuevo cliente nos demanda no utilizar el ozono y tenemos un problema de contaminacion aleatoria luego que el agua entra a la botella, el recuento de bacterias atipicas se eleva, si el agua no ozonada es tomada en una bolsa esteril para tal fin, no hay ninguna contaminacion en los resultados, el problema es cuando toca la botella, hay algo en la botella que acelera el crecimeinto bacteriano hasta ahora los analisis microbilogicos en botellas vacias los resultados son negativos…es para volvwerse loco..si hay alguien que pueda compartir informacion…

    Responder

Deja un comentario


4 − = dos