Bebidas alcohólicas en México: mercado y tendencias

Cosmos . Alimentaria 2561 Sin comentarios

En México la bebida alcohólica líder es la cerveza, se calcula que el consumo per cápita de un mexicano asciende a 7.2 litros al año. En América Latina los tres países que más consumen esta bebida son Chile, con un consumo anual per cápita de 9.6 litros; seguido de Argentina con 9.3 litros y Venezuela con un promedio de 8.9 litros.
En 2013, el INEGI reportó que en el país se gasta 175% más en la compra de bebidas, con o sin alcohol, que en alimentos.

A nivel mundial, de acuerdo con datos de Report Buyer:

  • Europa tiene la mayor cuota de mercado en términos de consumo en comparación con América del Norte, Asia-Pacífico y el resto del mundo.
  • Europa lidera los ingresos totales del mercado, seguida de América del Norte.

La Organización Mundial para la Salud (OMS), por su parte, reporta que en Europa se consumen anualmente 10.9 litros de alcohol per cápita y en el mundo la suma es, en promedio, de 6.2 litros.

Según información de El Financiero, en 2014, la segunda bebida líder en México es el whisky, la cual predomina en cinco de las seis regiones del territorio: Pacífico, Norte, Sureste, Centro y Bajío. Solo en la zona Valle de México el tipo de bebida alcohólica más importante después de la cerveza es el brandy.

Tendencias

De acuerdo con información de la consultora Euromonitor se pueden distinguir tres grandes tendencias relacionadas con los tipos de bebidas alcohólicas en México: vino, mezcal y whisky.

Vino: la mayor parte del vino que se consume en México es importado, solo el 30% es de origen nacional. Sin embargo, el consumo de esta bebida continúa creciendo a tasas importantes; del año 2000 al 2010 el consumo se duplicó.

El Consejo Mexicano Vitivinícola considera que, aunque el consumo anual asciende a menos de 1 litro per cápita, el mercado tiene grandes oportunidades de crecimiento, sobre todo para los vinos espumosos y tintos.

Actualmente, en el país la industria está integrada por más de 90 bodegas y productores de uva para vino, de los cuales el 90% de ubica en Baja California y el resto en Coahuila, Querétaro, Zacatecas, Guanajuato y Aguascalientes.

En cuanto a producción, las hectáreas de plantación de uva han crecido a un ritmo del 5% anual de 2008 a 2013, pero el mercado de consumo crece mucho más rápido. Por lo tanto, el gran reto de la industria es lograr que las hectáreas cultivadas puedan satisfacer el nivel creciente de consumo, y lograr con ello aumentar la participación del vino nacional.

Mezcal: después de lograr la denominación de origen en 1995, el mezcal ha cobrado impulso, desde ese año la producción y las exportaciones han crecido exponencialmente.

Más recientemente, el consumo de esta bebida por personas jóvenes que viven en ciudades ha ido en aumento, se estima que de 2009 a 2012 su consumo aumentó 127% en bares y centros nocturnos de la Cuidad de México. Según Euromonitor, el consumo on-trade se promueve en salones de cata y por medio de novedosos tragos mezclados. El consumo off-trade se relaciona con una mejor distribución y presencia en supermercados, almacenes y tiendas de conveniencia.

Entre 2012 y 2013 la producción del mezcal aumentó 140%. Según el Consejo Regulador del Mezcal (CRM) esta bebida es la tercera categoría de licores más valiosa en el mercado, solo por debajo del cognac y el armagnac.

En cuanto a comercio exterior, las exportaciones a Londres y Nueva York han ido en aumento; mientras, para el mercado nacional se envasaron 800 mil litros en 2013, lo que implica un incremento de 150% respecto al año anterior, esto debido al aumento en el consumo y a la regulación e inspección de más empresas mezcaleras por parte del CRM.

Whisky: con el aumento del poder adquisitivo los consumidores mexicanos buscan bebidas premium, una de las más importantes es el whisky.

El volumen de ventas de las bebidas alcohólicas, sin incluir cerveza, alcanzó en 2008 los 416 millones de litros; de este total, el tequila tuvo una participación de 22.2 por ciento, seguida por el vino, con 14.5 por ciento, el ron 8.5 por ciento y el whisky con 3.1 por ciento.

Si bien la demanda de tequila y mezcal en México mostró un incremento de 2.2% en los últimos cinco años, la venta de whisky creció (en ese mismo lapso) 172%.

Conclusión

La industria de las bebidas alcohólicas es muy dinámica, podemos ver como las preferencias de los consumidores cambian a lo largo del tiempo y algunos tipos de bebidas comienzan a ganar terreno.

El consumo de alcohol es un tema de salud pública que no debe descuidarse ni tomarse a la ligera, por ello los productores deben buscar maneras de fomentar un consumo responsable y seguro, lo cual implica un reto para la industria.

Si estás en busca de más información sobre tendencias en la industria alimentaria y de bebidas te invitamos a participar en TecnoAlimentos Expo del 26 al 28 de Mayo.

Encuentra proveedores de este producto

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario