Codificación, factor importante de la trazabilidad

Cosmos . Logística, transporte y aduanales, Metrología, análisis y control 1492 Sin comentarios

La trazabilidad en la cadena de suministro es un concepto esencial para cualquier empresa que quiera ser competitiva en la industria.

Consiste en un conjunto de medidas, acciones y procedimientos que permiten dar seguimiento e identificar cada producto desde su origen hasta su destino final; es decir, seguir el rastro de todas las etapas de la cadena de suministro.

La identificación de los productos es un punto importante de la trazabilidad en los procesos de producción. El marcaje de códigos de barras, fecha de caducidad, número de lote o la descripción del producto son información básica que se utiliza en beneficio tanto del consumidor como de la empresa para poder hacer un seguimiento de la producción.

Hoy en día, se busca que la identificación envuelva todo el proceso: producción, almacenaje y logística para facilitar su trazabilidad en la cadena de suministro de forma automática y llevando un adecuado control.

Los sistemas que permiten garantizar la trazabilidad se han enfocado en códigos de barras, códigos QR (Quick Response) y RFID (Radio Frecuency Identification) principalmente.

• Código de barras: consiste en un sistema de codificación creado a través de series de líneas y espacios paralelos de distinto grosor.

El proceso de lectura de código de barras se lleva a cabo cuando un dispositivo emite un rayo de luz visible o infrarroja directo sobre un código de barras y la luz es reflejada en la superficie; el dispositivo contiene un sensor que detecta la luz reflejada y la transforma en energía eléctrica que es una señal que puede ser interpretada y convertida en datos.

• Código QR: es un código formado por una matriz de puntos que contiene información codificada en ella. A diferencia de los códigos de barras, estos no pueden ser descifrados tan fácilmente debido a que la información es almacenada en dos dimensiones: horizontal y vertical. Para obtenerla se requiere un decodificador que puede estar incluido en un equipo especializado o en un teléfono inteligente.

Fue pensado para que los lectores capten rápido la información, por ello se presenta como un sistema de codificación útil para las empresas. Cabe mencionar que para generar códigos QR existen sitios en la red que permiten hacerlo.

• FID: es una tecnología de identificación remota e inalámbrica que se utiliza para identificar artículos por medio de radiofrecuencia (RFID). Para obtener la información contenida en las etiquetas RFID se requiere de un dispositivo lector vinculado a una computadora con una antena que se comunica mediante ondas de radio. La ventaja es que estos códigos no requieren de intervención humana para ser leídos por lo que se vuelven ideales en la automatización, pues las distancias de lectura van de 1 a 10 m y se pueden leer varios artículos al mismo tiempo.


Figura 1: Diferencias entre códigos impresos y RFID
Fuente: Elaboración propia con datos de Empresa Rfidpoint

La realidad es que ambas formas de codificación —códigos impresos y etiquetas RFID— coexisten y sería difícil reemplazar una tecnología por otra, pues los códigos impresos son más económicos que la tecnología RFID y siguen siendo requeridos por los usuarios. Sin embargo, en la figura 1 se ejemplifican algunas diferencias entre RFID y los códigos de barras y QR.

Para generar los códigos antes mencionados se requieren equipos especializados conocidos como codificadores. Los equipos codificadores son capaces de imprimir sobre algunas superficies y sobre diversos tipos de materiales, además codifican líneas, valores alfanuméricos, logos y símbolos en diferentes tamaños y colores.

Entre los equipos más utilizados se encuentran:

Codificadora por inyección continua de tinta de caracteres pequeños: emplea un chorro de gotas de tinta que inyecta al envase por medio de un cabezal de impresión. El equipo emite un agente secante junto con la tinta, por lo que puede aplicarse en una amplia variedad de superficies que incluyen papel grueso con o sin recubrimiento, plástico y metales.

Codificador por inyección de tinta térmica: utilizan cartuchos de tinta calentados mediante electricidad, similares a la tecnología que se usa para impresoras de oficina. Las impresoras de inyección térmica de tinta son reconocidas por su capacidad para generar gráficos de alta calidad y simbologías bidimensionales como los códigos QR.

Codificadores láser de CO2 sellados: una mezcla de gas de dióxido de carbono genera una luz láser infrarroja provocando un cambio térmico en la superficie del producto que modifica el color del mismo y derrite una capa del material. Es ideal para superficies en las que las tintas no pueden adherirse bien como en las botellas de bebidas que se manejan en ambientes húmedos.

– Impresión por transferencia térmica: la transferencia térmica utiliza una cinta caliente que genera imágenes sobre las superficies; el calor del cabezal de la impresora es aplicado en la cinta y hace contacto con la superficie de los envases de etiquetas de papel u otros materiales flexibles. Los elementos de impresión están controlados por programas para crear imágenes de códigos de barras, texto y gráficos claros de alta resolución.

– Impresoras RFID: permiten imprimir simultáneamente, codificar y verificar la frecuencia RFID, algunos equipos permiten la conexión inalámbrica y no requieren conectarse a una computadora. Le etiqueta RFID se lee, codifica y verifica dentro del equipo. La mayoría de las etiquetas RFID contienen microchips a base de silicón.

Finalmente, es importante mencionar algunas ventajas de una correcta identificación automatizada:

– Amplía la productividad de las líneas de producción.

– Cumple con normativas nacionales e internacionales referentes a seguridad.

– Disminuye errores operativos por la identificación con procesos manuales.

– Proporciona seguimiento y control adecuado de los productos codificados.

– Facilita el acceso a toda la información para el proceso de producción, almacenamiento y logística de productos.

– Reduce el espacio y los costos de almacenamiento porque el inventariado se hace con mayor velocidad.

– Facilita la comercialización internacional.

La trazabilidad es una práctica que se ha llevado a cabo con diversos fines, desde llevar un mejor control de los productos en la cadena de suministro hasta combatir la falsificación. Los resultados obtenidos por un sistema de trazabilidad tienen un impacto benéfico para el consumidor final.

Encuentra proveedores de este producto

Páginas relacionadas

http://www.dominoprinting.mx
http://dominoprintingmexico.mx/

http://cosmos2.net/monografias/cilindrosneumaticos.mx/

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario


ocho − = 4