Colorantes en la industria del papel: dibujando posibilidades

Cosmos . Artes gráficas, impresión y edición, Recubrimientos 3406 Sin comentarios

El papel es un artículo de uso cotidiano, se emplea para escribir, dibujar, envolver, cubrir, fabricar otros productos, etc. Es una lámina fina hecha con fibras vegetales de celulosa, mezcladas con agua, secadas y endurecidas.

Actualmente, existe una gran variedad de colorantes y pigmentos que pueden ser usados para darle color al papel, cada uno de ellos posee características que le dan ventajas y desventajas.

En el mercado podemos encontrar una amplia variedad de papeles de diferentes grosores, tamaños, colores y texturas. Por ejemplo:

  • Papel kraft: papel resistente obtenido de la pulpa de la fibra de madera. Se utiliza principalmente para envolver y para fabricar bolsas.
  • Papel vegetal: papel modificado mediante acción del ácido sulfúrico, traslúcido, muy liso, denso, de textura continua, con leve dureza superficial y algo resistente a la humedad. Sus usos incluyen la impresión offset y serigrafía.
  • Cartón corrugado: es una estructura formada por un nervio central de papel ondulado, reforzado externamente por dos capas de papel pegadas con adhesivo en las crestas de la onda. Su uso más común es la fabricación de cajas para transporte y almacenaje de mercancía.
  • Papel de bond: papel brillante, grueso, con resistencia y opacidad; su uso se encuentra destinado, principalmente, a trabajos profesionales.
  • Papel reciclado: el papel reciclado es aquel que se obtiene de otros papeles y fibras ya desechadas. Durante el sistema de reciclado el papel pierde calidad ya que las fibras que lo componen se rompen parcialmente. No obstante, el papel puede reciclarse varias veces. Este tipo de papel se utiliza para la elaboración de hojas para impresión.
  • Papel de china (papel de seda): papel muy fino y transparente que se emplea para envolver cosas delicadas, para proteger las láminas de algunos libros o para decorar.
  • Papel para periódico: papel de menor calidad, fabricado principalmente de papel recuperado o de pasta mecánica (papel que se fabrica mezclando madera con agua y sometiendo la mezcla a una intensa fricción y trituración mecánica hasta que se convierte en una pasta de celulosa).

Color y papel

Es común pensar que los colorantes y pigmentos son lo mismo, sin embargo, un pigmento es una sustancia coloreada e insoluble que se dispersa en un medio adecuado para su uso. Los pigmentos se emplean para colorear plásticos, pinturas y tintas de imprenta, principalmente.
Los colorantes son compuestos orgánicos que al aplicarlos a un sustrato –fibra textil, papel, plástico o alimento– le confieren color, se aplican en disolución o emulsión, son solubles en el medio en que se aplican o en el producto final, por lo tanto, el sustrato debe tener la afinidad para absorberlos.
En la industria del papel se utilizan principalmente cuatro tipos de colorantes:

  • Colorantes básicos: son de naturaleza catiónica y no tienen afinidad por la celulosa. Tienen valores de teñido y brillo elevados, pero son poco estables a la luz y presentan baja resistencia a los ácidos, bases y compuestos clorados.
  • Colorantes ácidos: su solubilidad en agua es elevada, forma soluciones neutras o alcalinas, pero al tener poca afinidad por la celulosa debe utilizarse un aditivo combinado que actúe como mordiente o agente de retención. Los colorantes ácidos son muy sensibles al calor.
  • Colorantes directos: tienen afinidad elevada por la celulosa y su retención se consigue con facilidad utilizando sulfato de alúmina u otros agentes de retención. Son resistentes a la luz y se consiguen tonos de color poco intensos.
  • Colorantes pigmentarios: no tienen afinidad con las fibras de celulosa, por lo que requieren un agente fijador para incorporarse a la composición de papel.

Un colorante debe ser resistente a la luz y presentar resistencia al lavado (en el caso de los textiles, por ejemplo) y a la abrasión, con el objetivo de que la coloración sea permanente a lo largo de la vida útil de la fibra.

Proceso de fabricación del papel y aditivos

Los aditivos que se utilizan en la fabricación del papel tienen la finalidad de modificar las características de este material. Los más empleados son:

  • Agentes de blanqueo óptico: son compuestos que añadidos al papel le permiten emitir una luminosidad azulada cuando están en presencia de luz UV.
  • Cargas y pigmentos: aditivos de carácter inorgánico. Las cargas son partículas minerales de color blanco que se utilizan como relleno en espacios entre fibras, con el fin de mejorar algunas propiedades del papel como opacidad y blancura.
  • Colorantes: se utilizan para conseguir papel con color determinado.

Existen también sustancias auxiliares que modifican de manera importante las propiedades del papel, su misión es la de facilitar el trabajo y ayudar en el proceso de fabricación. Uno de estos componentes sin los retentivos; los retentivos se añaden en la fabricación del papel para mejorar la fijación de diferentes aditivos.

Por otra parte, el proceso de fabricación de papel implica dos etapas principales:

1. Trocear la materia prima con ayuda de agua para formar una suspensión de fibras individuales.

2. Formar láminas de fibras entrelazadas extendiendo dicha suspensión sobre una superficie porosa adecuada que pueda filtrar el agua sobrante.

Las reacciones fotoquímicas provocan la decoloración del papel, el desvanecimiento de un gran número de pigmentos y que el soporte se vuelva quebradizo, por ello se recomienda mantener un ambiente libre de humedad y no dejar el papel en contacto prolongado con el sol.

Encuentra proveedores de este producto

Páginas relacionadas:

http://publicidadimpresa.mx

https://acidosulfurico.com.mx

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario