Cómo se fabrican los lápices

Cosmos . Artes gráficas, impresión y edición, Química y petroquímica 2918 Sin comentarios

El lápiz es un objeto de uso cotidiano, es imprescindible en el ámbito escolar y profesional, es una herramienta indispensable en la alfabetización y en el arte. Se utiliza en todas las áreas de trabajo y es un objeto muy versátil. Los lápices más comunes son los que se hacen de una combinación de arcilla y grafito. Y a pesar del auge de la era digital son tanto o más útiles que una tableta o un teléfono inteligente.

La madera que se utiliza puede ser de pino (baja calidad), encino o cedro (calidad superior), o de madera de naranjo, roble, caoba o ébano (calidad premium). El cedro es la más habitual porque posee betas rectas que no se astillan.

El grafito natural es una forma alotrópica del carbón. Es un mineral suave, de color gris a negro, brillo metaloide, peso específico de 2.23, dureza de 1-2, cristaliza en el sistema hexagonal, estable y químicamente inerte a temperatura normal, inodoro, no tóxico, resistente al calor y excelente conductor de calor y electricidad.

Sonora, actualmente, es el único productor de grafito en México, con un potencial de 1,634,800 toneladas en reservas de grafito amorfo. En 2011, la producción de grafito fue de 7,348 toneladas, 10.8% mayor, en relación a 2010.

Para hacer un lápiz primero se requiere hacer una mezcla de grafito, arcilla (la arcilla es un agente aglutinante que endurece la mezcla, los lápices con mayor cantidad de arcilla son más resistentes y su trazo es más fino) y agua que facilita la unión de ambos ingredientes, luego de que se hace pasar por prensas de varios tamaños para exprimir el agua, después de este proceso se crea una pasta de grafito que se deja secar aproximadamente dos días, una vez que está endurecida se coloca en una máquina moledora que lo convierte en un polvo al que se le vuelve a agregar un poco de agua para hacer una pasta densa, después se coloca en un cilindro donde un martillo mecánico la comprime para eliminar las burbujas. Este cilindro se coloca en una extrusora que presiona su contenido para moldearlo en minas o puntillas, estas se ponen en hornos; las altas temperaturas hacen que se active la arcilla de la mezcla que se fusiona con el grafito y endurece las minas. Así quedan listas para colocarlas dentro del lápiz.

Para hacer la parte exterior de madera, primero se colocan tablas de cedro en una máquina fresadora que talla ranuras sobre las tablas para marcar los centros de cada lápiz. En las ranuras se pone pegamento para fijar las minas que son acomodadas por un cilindro rotativo que coloca una mina en cada ranura, completando la primera mitad de los lápices, después se coloca otra tabla acanalada encima de las primeras para completarlos.

Para separar los lápices los bloques pasan por una máquina moldeadora que recorta la madera y les da su característica forma hexagonal. Las caras planas evitan que los lápices rueden en las superficies planas, generalmente se pintan de amarillo por tradición desde 1890, cuando los primeros fabricantes eligieron este color por estar relacionado con la realeza, además porque hacer otros pigmentos era difícil y costoso.

Una vez que la pintura secó se agregan los logotipos y etiquetas. La goma se coloca con ayuda de un cierre metálico llamado virola que se ajusta alrededor de la goma de caucho con ayuda de dos pinzas de metal. Algunos se venden con la punta afilada y otros sin afilar, sueltos o en paquetes.

Normativa mexicana

En México los lápices deben cumplir con lo estipulado en las Normas Mexicanas NMX-N-086-SCFI-2009. “Productos para Oficinas y Escuelas-Lápices de Escritura y Color”, NOM-015/1-SCFI/SSA-1994. “Seguridad e información comercial en juguetes–Seguridad de juguetes y artículos escolares. Límites de biodisponibilidad de metales en artículos recubiertos con pinturas y tintas. Especificaciones químicas y métodos de prueba”, así como la NOM-050-SCFI-2004. “Información comercial–Etiquetado general de productos”.

En el ámbito internacional existen las Normas ANSI Z356.1-1994. “American National Standard for Art and Craft Materials–Crayons” (Materiales de Arte y Crayones), de la American National Standars Institute (ANSI) y ASTM D-4236-91, “Standard Practice for Labeling Art Materials for Chronic Health Hazards” (Práctica Estándar para Etiquetado de Materiales de Arte por Riesgos Crónicos para la Salud), de la American Society for Testing Materials (ASTM).

La mayoría de los lápices se fabrican en China y los que no, provienen de países como Brasil, Indonesia, Tailandia e India. Los lápices generalmente no se fabrican con materias primas de un solo país, sino que se obtienen de distintas parte del mundo y se manufacturan en otras.

El proceso de elaboración de un lápiz es complejo y pasa por diferentes etapas, resulta interesante conocerlo y saber cómo está fabricado uno de los objetos cotidianos que nos acompaña desde que aprendemos a escribir hasta nuestros proyectos laborales, artísticos y en general en la vida cotidiana siempre está presente.

Encuentra proveedores de este producto

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario