Diseños comestibles, cultivando e… ¿imprimiendo alimentos?

Cosmos . Alimentaria, Artes gráficas, impresión y edición, TIC's 1850 Sin comentarios

El ingenio y la tecnología hacen posible que hoy en día la alimentación también pueda ser impresa mediante tecnología de impresión 3D.

El año pasado la diseñadora holandesa Chloé Rutzerveld creó Edible Growth (crecimiento comestible), un proyecto basado en diseño, tecnología de impresión 3D y cultivo de hongos y plantas.

El resultado es una estructura comestible en la cual crecen, en alrededor de cinco días, plantas y los hongos. Por una parte esta original idea incorpora la impresión 3D y por otra aprovecha la facilidad y rapidez de crecimiento de algunas especies de plantas y hongos. La mezcla que se utiliza para la impresión 3D incluye las semillas, esporas y levaduras necesarias para crear el alimento; la estructura principal está constituida por frutas secas, verduras y agar-agar.

Actualmente, es posible imprimir alimentos como pizzas, figuras de chocolate o panques; sin embargo, lo novedoso de Edible Growth es que los alimentos son nutritivos e incluyen componentes frescos no procesados.

De acuerdo con Rutzerveld la tecnología podría ser aprovechada comercialmente dentro de 8 o diez años; no obstante, diversas instituciones ya han comenzado a mostrar interés en ella, por ejemplo, la Universidad Tecnológica de Eindhoven y la Organización Holandesa para la Investigación Científica Aplicada (TNO).

Las impresoras 3D para alimentos son muy similares a cualquier impresora 3D normal, pero en lugar de utilizar plástico utilizan ingredientes alimenticios almacenados en cápsulas de acero inoxidable. Los fabricantes de esta maquinaria trabajan en conjunto con empresas de alimentos procesados para buscar alternativas de almacenaje de ingredientes, por ejemplo, las cápsulas de plástico pre-empaquetadas que pueden acoplarse a las máquinas.

Estas impresoras pueden ser muy útiles para creaciones que requieren de mucha precisión como decoraciones de pastel o formas inusuales de pastas o pizzas. Otra ventaja es que es posible que se conecten a la nube, de forma que sea posible descargar recetas desde internet y con ello ampliar las opciones para compartir con la comunidad.

En un inicio, debido a los costos, la aplicación de la impresión 3D de alimentos está planeada para usuarios profesionales, aunque se proyecta que pronto pueda ser una opción en cualquier hogar.

Aunque pueda parecer aún muy remoto, la impresión 3D de alimentos es una realidad que puede atraer inversiones y apoyos. Por ejemplo, la Unión Europea anunció un fondo de cuatro millones de dólares con el objetivo de desarrollar procesos de impresión en 3D para alimentos dirigidos específicamente a personas de la tercera edad. Otro ejemplo es Systems&Materials Research Corporation, empresa que recibió una donación de 125,000 dólares por parte de la NASA para crear un “sintetizador de alimentos universal”, que permita obtener alimentos de forma rápida y sencilla.

En México, la empresa española Natural Machines ha mostrado interés en implementar el comercio de su impresora Foodini. Esta firma encabeza la lista de compañías que, con una combinación de tecnología, ingeniería y gastronomía; abrirán el mercado a esta nueva modalidad de preparación de alimentos.

Encuentra proveedores de este producto

Páginas relacionadas:

https://luminometrosmexico.com

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario