El nuevo negocio del reciclaje de unicel

Cosmos . Hules y plásticos 2145 2 Comentarios

El poliestireno expandido es un plástico derivado del petróleo, mejor conocido como unicel. Hasta hace poco tiempo la mayoría de las personas consideraba que su reciclaje era imposible, sin embargo, es una nueva oportunidad de negocio en México.

Esta práctica comenzó en Asia hace 30 años; Estados Unidos inició su reciclaje hace 25, y Canadá ya cuenta con 18 años de experiencia aproximadamente. En México es una actividad relativamente nueva, con poco más de 5 años.
El unicel es un producto de uso cotidiano, con él se fabrican vasos, platos y otros envases para alimentos, también se utiliza en la industria de la construcción y para empaque y embalaje.

En México se producen, alrededor, de 60,000 toneladas de unicel al año y se recicla un porcentaje mínimo. En nuestro país la empresa Dart de México ha sido la primera en fomentar el uso del unicel postconsumo al abrir la primera planta de reciclaje en Atlacomulco, Estado de México. Actualmente cuentan con 13 centros de acopio.

Para lograrlo es necesario seguir cuatro pasos:

1. Recolectarlo. El centro de acopio recibe platos, vasos, y demás desechables, además de residuos de la construcción.

2. Compactarlo / Densificarlo. El material pasa por una máquina que le extrae el aire, se producen bloques de 20 kg.

3. Molido y extrusión. Este paso da como resultado pequeñas perlas de materia prima o pellets.

4. Fabricar nuevos productos que no entrarán en contacto con alimentos. Suelas de zapatos, reglas, plásticos para celulares, marcos, molduras y facias para automóviles.

Hasta el día de hoy Dart cuenta con una sola máquina de origen coreano que es capaz de procesar 400 toneladas de unicel al año, de hecho, esta empresa solo se hace cargo de los dos primeros procesos de reciclado, los últimos se llevan a cabo en una planta en Estados Unidos.

Cada vez más, otras empresas privadas apuestan por el negocio del reciclado de unicel, adquiriendo la tecnología necesaria para crear nuevos centros de reciclaje de poliestireno expandido.

La UNAM y su papel dentro de una nueva cultura del reciclaje

Desde el año 2011 la Universidad creó un programa de reciclaje de este plástico, el campus cuenta con lugares especiales para depositar los desechos que después son llevados a la planta de Dart. Esta fue la primera iniciativa entre la UNAM y una empresa privada, aunque anteriormente, estudiantes de la Facultad de Química de esta casa de estudios ya habían desarrollado un barniz y adhesivo para cartón, papel y madera, como medio para reciclar y reducir el desperdicio de unicel.

En el año 2014, un par de estudiantes (Héctor Ortiz y Jorge Luis Hinojosa) de la Facultad de Ingeniería crearon la máquina REPS-01, capaz de convertir cualquier producto de unicel en pequeñas esferas (materia prima) que pueden convertirse en nuevos productos como plumas o reglas. La capacidad de esta máquina permite convertir 100 kg de unicel en 97 kg de materia prima en tan solo una hora.

En un artículo publicado por La Jornada, Héctor Ortiz, ahora fundador de la empresa Rennueva, explica que el unicel tiene un gran potencial de reciclado, pero que carece de un programa formal para su acopio, además de la tecnología necesaria para dicho objetivo. Por ello, se desarrolló este proyecto para crear una herramienta útil para empresas y gobiernos.

Esta máquina transforma el unicel, ya sea material de embalaje, placas de construcción o un vaso de café, para ello primero lo tritura y comprime por medio de un tornillo, después lo calienta hasta plastificarlo. Cuando se forma una placa de poliestireno rígido, se deja enfriar y se corta para obtener los pellets.

En 2014 se fabricaron tres máquinas, una la adquirió la Secretaría de Ciencia, Tecnología e Innovación del Distrito Federal, las otras dos pertenecen a un particular y se encuentran en rellenos sanitarios en Yucatán y Quintana Roo.

El objetivo que esta empresa emergente se propuso para el 2015, fue tener listas entre 12 y 18 unidades, en colaboración con el Centro de Tecnología Avanzada de Querétaro.

Este tipo de iniciativas permite implementar una cultura del reciclaje y uso adecuado de los desechos, además, promueven investigaciones para desarrollar materiales desechables que no provengan de petróleo, utilizando fécula de maíz o papa, por ejemplo.

Encuentra proveedores de este producto

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (2)

  • Marcela

    |

    Excelente artículo, me parece sumamente importante continuar con el reciclaje de todos los desperdicios en general, pero principalmente el unicel es un contaminante que permanece en el ambiente por siglos. Aunque tal vez lo ideal a futuro, será dejar de utilizarlo.

    Responder

  • Rubén Trevilla del Villar

    |

    Felicidades a estos dos ingenieros, ejemplo para ayudar a disminuir desechos y aprovechar como materias primas de otros productos.

    Responder

Deja un comentario


seis + 2 =