Factores que ponen en riesgo tu negocio

Cosmos . Metrología, análisis y control 604 2 Comentarios

Para que un negocio tenga éxito, no solo se necesita una idea innovadora, generalmente conlleva la necesidad de establecer una relación con más personas (socios) y, por ende, un malentendido puede afectar el crecimiento de la empresa. Por tal motivo, una de las decisiones más importantes corresponde al tipo de sociedad que va a constituir la empresa. Existen dos tipos de sociedades, las civiles y las anónimas.

Las sociedades civiles tienen la responsabilidad de acatar los códigos civiles de cada entidad. Generalmente las empresas que prestan algún tipo de servicio como capacitación, consultorios médicos, barra de abogados, entre otros, optan por llevar este tipo de esquema.

Las sociedades anónimas están reguladas por la ley de sociedades mercantiles, en este esquema entran las empresas que venden algún tipo de producto.

Los expertos consideran que los emprendedores generalmente no se asesoran con un profesional en este rubro y terminan formando sociedades sin tener en cuenta el tipo de giro de su empresa.

En nuestro país generalmente se opta por el esquema de la sociedad anónima, ya que permite agregar a más socios con la finalidad de que posteriormente se pueda cotizar en la bolsa.

Antes de firmar un acta constitutiva se deben tomar en cuenta las siguientes premisas:

• Definir el giro de la empresa.

• Establecer el tipo de relación que habrá entre los socios.

• Se debe considerar el tipo de régimen fiscal. Es importante elegir el más conveniente para cada empresa.

• Es elemental visualizar el porvenir de la empresa; el tipo de sociedad es vital para atraer en un futuro más inversión.

Además de considerar el acta constitutiva como una elección de primer orden, la consultora Endeavor, especialista en pymes, sugiere tener precaución para no caer en los siguientes errores:

Considerar que una idea es única y original. Se debe tomar en cuenta que hay una gran posibilidad de que alguien más también haya pensado lo que nosotros consideramos único y original. Por tal motivo es indispensable pensar en la mejora continua de nuestro producto.

Caer en el error de que solo las buenas ideas tienen que ver con la creación de algo nuevo. Una buena idea no solo es crear algo inédito. Resolver problemas típicos y dominar alguna actividad, puede ser más viable que lanzar algo que sea desconocido para el mercado.

Creer que una mínima innovación es suficiente. Ante el panorama tan competitivo que se vive hoy en día, es importante estar actualizado con las nuevas tendencias y ofrecer servicios que puedan competir en el mercado.

Considerar que el producto que ofrecemos se vende por sí solo. Aunque un producto sea muy bueno, siempre se necesita de una buena estrategia y un esfuerzo de ventas que sea efectivo y consistente. No se debe olvidar que existen productos sustitutos o de competencia directa que también trabajan arduamente para conseguir que el cliente se incline por ellos.

Pensar que el trabajo en equipo no es efectivo. Uno de los factores del éxito de toda empresa es el trabajo en equipo, recuerda que tú eres la cabeza y como tal, tienes la responsabilidad de formar un equipo que esté enfocado hacia la visión y misión de la empresa.

Suponer que es fácil convencer a los inversionistas. Se debe contar con un plan de negocios muy sólido, este debe respaldar la idea del negocio muy detalladamente, los inversionistas tienen que cuidar su dinero y jamás se aventurarán en un negocio que no tiene pies ni cabeza.

No se debe de caer en el error de que las ventas y el mercado proyectado son un fiel reflejo de la realidad. En las proyecciones se tienen que tomar en cuenta los factores que influyen en los ingresos y en los gastos.

Tomar una decisión equivocada al hacer un análisis incorrecto de los números. Es muy fácil confundirse con la información que se recaba de los diferentes informes financieros, se debe interpretar muy bien todos los aspectos contables para poder entender de manera correcta lo que realmente percibe el negocio.

Es indiscutible que el éxito de un negocio no solo es tener una buena idea, el ser líder de una empresa representa un verdadero reto y, ante el competitivo mercado actual, entre mejor preparado se esté, habrá más oportunidades de sobrevivir y lograr un buen posicionamiento. Recuerda que solo el trabajo inteligente conduce a resultados positivos.

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (2)

  • contadores públicos

    |

    Los puntos que tocan aquí son muy importantes, son muchos los factores a tomar en cuenta para que un negocio o empresa crezca, desde su inicio es primordial que las bases estén bien cimentadas, desde los arreglos o legales, contables, de marketing, etc. Esta es una buena mini guía de qué tomar en cuenta.

    Responder

Deja un comentario


+ seis = 15