Historia de la Industria Química en México

Guía de la Industria Química . Química y petroquímica 25909 Sin comentarios

En nuestro país el despertar de la industria química comenzó después de la Revolución Mexicana, momento en que se construyeron las primeras refinerías con capital extranjero; en los años 1920 y 1940 se instalaron fábricas de jabón, telas, papel y resinas artificiales, todas ellas derivadas de la brea.

Las empresas que destacaron en este período son: Colgate-Palmolive, La Luz, La corona, Química Michoacana y Beick-Félix-Stein que fundó la primera fábrica de ácido sulfúrico en el país; a la par del crecimiento industrial, la demanda de profesionales que cubrieran estas áreas creció –en parte, gracias a la migración de profesores y catedráticos exiliados provenientes de España–, por lo que a partir de 1939 se fundaron diversos centros educativos como La Escuela Nacional de Química (hoy Facultad de Química, UNAM) y la Escuela Superior de Ingeniería Química e Industrias Extractivas (ESIQUE) que crearon en el transcurso del tiempo carreras afines al área química, entre las que destacan: Ingeniería Química Petrolera, Ingeniería Metalúrgica (IPN), Química Industrial, Ingeniería Química y Químico Farmacéutico Biólogo.

En 1938 inició la actividad de la industria química inorgánica nacional con la instalación de plantas de carbonato sódico (Los Reyes), de hidróxido de sodio (Sosa Texcoco), sulfato de aluminio y ácido sulfúrico (Alkamex); cabe destacar la creación en 1944 de la empresa Syntex, que llegó a ser la más grande productora de hormonas sintéticas en el mundo, explotando el barbasco como materia prima para la producción de la píldora anticonceptiva.

En el mismo año, el decreto de la expropiación petrolera provocó la modernización y construcción de nuevas refinerías que incursionaron en un mercado afectado por las dañadas relaciones diplomáticas de México con países como el Reino Unido; pero tres años más tarde (1941) la gran demanda global de petróleo durante la Segunda Guerra Mundial provocó que los Aliados levantaran su embargo económico, permitiendo así la exportación de petróleo mexicano.

A principios de los años cincuenta predominó la producción de sales poco comunes como ascorbato de quinina, vitaminas del complejo B, sulfato de amonio y persulfatos simples de cobre y sodio. Entre las empresas más importantes se encontraban: Guanos y Fertilizantes en Tultitlán, Planta Sulfato de Viesca, Bufete Industrial (dedicada a la ingeniería de proceso), Cobre de México, Azufrera Panamericana y Cía. Azufrera del Golfo. En el sector farmoquímico: Laboratorios Servet, Midy, Pyridina, Salicilatos de México y Fernisa Quinonas de México comenzaron a exportar compuestos semisintéticos.

De manera particular, PEMEX ha sufrido grandes cambios, después de la expropiación petrolera y del control que tomó el gobierno en materia de participación extranjera, comenzaron en el año 1961 a formarse numerosas pequeñas industrias, mientras que PEMEX inició con la producción de acetileno, polietileno y cloruro de vinilo en el complejo Pajaritos. En ese mismo año Negromex inicia la producción de negro de humo y, Fertilizantes del Itsmo, de ácido nítrico, nitrato de amonio y ácido fosfodiamónico.

La década de los setenta fue el periodo de mayor crecimiento para la industria de los polímeros. Petrocel y Tereftalatos Mexicanos eran exportadores de tereftalatos, etilenglicol, fenol, acetona, y ésteres acrílicos. Mientras que Dupont, Bayer, BASF Mexicana, Dupont, Hoechst y Pyosa eran los protagonistas de la industria de los colorantes sintéticos. Pero no todas las empresas lograron este apogeo, en 1974 debido al alto costo que el gobierno impuso a la materia prima y a la iniciativa, por parte de los compradores, de buscar alternativas más baratas, Syntex colapsa en tan solo tres años.

La crisis económica que padeció nuestro país en los primeros años de la década de 1980 llevó al gobierno a implementar una serie de estímulos fiscales con el fin de sopesar la carga financiera de diversos sectores que fueron afectados, en mayor o menor medida, por dicha crisis; por ejemplo, PEMEX construyó los complejos de Cangrejera y Morelos. La industria química se mantuvo a flote (no sin muchos esfuerzos), mientras que las pequeñas industrias no corrieron con la misma suerte, pues la mayoría no sobrevivieron a la apertura económica de 1985.

El mercado y el estricto control estatal han provocado la desintegración de importantes cadenas productivas, por ejemplo:

1) Amoniaco → urea,
2) Cloro → cloruro de polivinilo→PVC
3) Acetonitrilo → acetocianhidrina → acrílicos
4) Etileno → óxido de etileno → etoxilados

Limitando así la participación extranjera y provocando la migración de inversionistas hacia países y regiones que ofrezcan mejores condiciones y cuyas posibilidades de integración sean mejores que en México. En contraste, mientras que en 1989 la industria química tenía en operación 448 grandes plantas, para el año 2009 el número disminuyó a 322 plantas, ocasionando el aumento de importaciones y la perdida gradual de autosuficiencia.

La figura 1 resume de manera general los acontecimientos más relevantes de la industria petroquímica de 1916 a 2012:


Figura 1. Línea del tiempo de los acontecimientos más importantes de la industria petroquímica (1916-2012).
Fuente: Elaboración propia con datos de varias fuentes.

Un análisis más detallado de la historia de la industria química en México, así como de su realidad y perspectivas, está disponible en La Guía de la Industria Química® 2012.

Páginas relacionadas:

https://acidosulfurico.com.mx

https://acidoborico.com.mx

https://clorurodeniquel.com

https://potasacaustica.com

https://sulfatodeniquel.com

https://sosacaustica.mx

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario