Innovador proyecto de desalinización del agua utilizando energía solar.

Cosmos . Seguridad y mantenimiento 1189 1 Comentario

Nuestro México está considerado como un país con baja disponibilidad de agua por las siguientes características:

El 56% del país es semiárido.

En todo el país llueve aproximadamente 1,511 kilómetros cúbicos de agua por año. Para visualizar esta cantidad imaginemos que esa agua equivale a una piscina de un kilómetro de profundidad y con un área similar a la del Distrito Federal, sin embargo, el 72% de esa agua se evapora.

Ocupamos el lugar 106 de 122 en calidad mundial de agua.

En promedio, los mexicanos consumimos 360 litros de agua/día, superando los 120 litros de agua que en promedio deberíamos consumir para satisfacer nuestras necesidades.

10.6 millones de personas no cuentan con agua potable.

Del 30 al 50% del agua para abastecimiento público se pierde en fugas.

Recordemos que el 70% de la superficie de nuestro planeta es agua, pero el 97.5% es agua salada y solo el 2.5% es agua dulce, en donde el 69.7% es agua congelada, el 30% es subterránea y el 0.3% restante se encuentra en los ríos y lagos.

Ante este panorama, en diversos puntos del mundo se generan estrategias para fomentar la consciencia del uso de este vital líquido. Dentro de las diferentes estrategias podemos encontrar aquellas que están enfocadas al ahorro del agua en donde se trata de concientizar a las personas por medio de campañas. Otra forma de combatir la escasez es a través del reuso de aguas residuales y la desalinización de aguas salobres y saladas. Esta última, tiene un gran potencial ya que el 97.5% de agua es salada.

A continuación se describirán los sistemas de desalinización más innovadores que existen:

Planta eólica de desalinización: Esta planta de pequeña capacidad combina la energía eólica con un proceso de compresión de vapor para desalinizar agua. Esta planta puede producir agua potable a un costo de aproximadamente 1.5 dólares/m³, la capacidad de producción de la planta es de 18 m³ /h. Esta planta no utiliza energía de la red eléctrica ya que ésta genera su propia electricidad. Su funcionamiento está condicionado por la ocurrencia del viento y será conveniente que su instalación sea en un lugar donde los vientos sean favorables.

Planta de compresión de vapor: Este proceso recupera la energía térmica de la destilación acelerada por compresión. La capacidad de producción se encuentra en el rango de 1,233 a 19,136 m³/día, al igual que la producción, el costo estará entre los .60 y .81 dólares/m³.

Planta de Ósmosis inversa: Para desalinizar se requiere una alta presión de trabajo (60 bares) para forzar el agua a través de las membranas de ósmosis inversa. Para realizar este proceso se necesitan cerca de 8 kWh de electricidad para producir 1 m³ de agua. La planta más grande puede producir 2,000 m³/día con un costo de .60 dólares/m³. En contra parte, la planta más pequeña produce 100 m³/día a un precio de 1.2 dólares/ m³.

Ante estas nuevas tecnologías que apuntan a ser una solución viable dentro de algunos años para la escases de agua, en la Facultad de Ingeniería de la UNAM la Doctora en Ingeniería Ana Elisa Silva utiliza unas casetas plásticas que captan y concentran energía solar con la finalidad de desalinizar agua marina, su experimento imita al ciclo natural del agua en donde ésta se evapora por el sol y se condensa en las nubes para finalmente caer como lluvia. La Doctora aprovecha la radiación de la energía del sol para calentar el agua y cuando se evapora, dentro de la caseta ponen telas de algodón para captar el líquido ya libre de las sales.

El experimento lo realizó con un bote de 60 litros en donde se recuperaron 5 litros de agua potable que se capta por medio de canaletas, dicho líquido contiene de 40 a 100 miligramos por litro de sales, por lo que entra en la norma dentro de la categoría de agua potable (NOM-127-SSA1-1994). El principal objetivo de este proyecto es el de abastecer agua a comunidades marginadas que habitan cerca de las costas en donde abunda el agua marina y la radiación solar, cabe mencionar que el método es muy sencillo y de bajo costo (no utiliza energía eléctrica) y actualmente se trabaja la manera de enriquecer el rendimiento de este proyecto.

La siguiente fase del proyecto tiene que ver con el aprovechamiento de la salmuera que se genera, y para esto, la Doctora junto con sus alumnos está estudiando la forma de producir cloro e hidróxido de sodio que sirven para la limpieza del hogar.

La Doctora comentó que su proyecto también se puede aplicar en comunidades no costeras, pero que se encuentren cerca de acuíferos salados, zonas contaminadas por arsénico o lugares donde el agua este contaminada por metales como el cadmio y el mercurio.

Páginas relacionadas:

http://equiposdeosmosisinversa.com

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (1)

  • Dra.Lucía Rincón

    |

    Felicidades, estos avances merecen ser difundidos no solo en la comunidad académica sino en toda la población debemos pensar como generar riqueza con el agua de que disponemos, podemos ser una potencia exportadora de fruta ya que todo el año podemos producir este alimento.
    Si podemos ayudar los docentes universitarios estamos presentes…!

    Responder

Deja un comentario


× dos = 2