Plantas de luz en la industria: elección y tendencias

Cosmos . Maquinaría y equipo, Seguridad y mantenimiento 468 Sin comentarios

Los equipos de suministro de energía, popularmente conocidos como plantas de luz, son generadores eléctricos para el abasto de energía en un lugar alejado de la infraestructura de redes eléctricas o como fuente de respaldo donde es necesario garantizar el flujo de energía.

Por ello, para decidir instalar o no una planta de luz es fundamental hacer una evaluación en términos de producción: ¿podría permitirse tener interrupciones en su actividad productiva?, ¿qué riesgos tengo al no protegerme ante un evento de un corto?, ¿cuánta inversión pierdo?

Al respeto, en el mercado existen una gran variedad de marcas y modelos de plantas de luz que responden a ciertas necesidades, para lugares remotos, construcciones sin instalación eléctrica aún, negocios, industrias en áreas donde no puede dejar de haber energía como hospitales, laboratorios, lugares con refrigeración, etc.

Existen plantas de luz que tienen la capacidad de alimentar todo, desde el aire acondicionado, hasta congeladores industriales y sistemas de seguridad. Incluso, hay opciones portátiles para lugares remotos.

Los generadores eléctricos más comunes funcionan a base de gasolina, diesel, gas propano y gas natural.

Las plantas de luz a base diesel tienen la ventaja de que al quemar el combustible con más calor trabajan a mayor potencia y son más ágiles que las de combustible normal como la gasolina, aunque son más ruidosas. Estos generadores son los más usados en los procesos industriales por su capacidad para mover la maquinaria industrial, también se ocupan en las embarcaciones marinas de todo tamaño, incluyendo buques, y en bases militares y hospitales.

Los generadores de energía de gasolina son más domésticos o más aptos para oficinas, ya que son adecuados para el funcionamiento de aparatos eléctricos de poca demanda.

Funcionamiento

Las plantas de luz generan energía por el principio de Faraday. Cuentan con un sistema de arranque, que puede ser un pulso de corriente o un jalón mecánico. Al ponerse en marcha inicia la quema de combustible a fin de mover un embobinado alrededor de un imán o electroimán, lo cual produce la corriente eléctrica.

En una industria, al ocurrir un corto o interrupción en la red principal, la planta de luz está conectada a un conmutador de transferencia que le envía una señal para activar su funcionamiento automáticamente. Al restablecerse la energía, el conmutador bloquea la salida de energía de la planta de luz y las operaciones regresan como antes.

Hay dos tipos de conmutadores de transferencia, manuales y automáticos. Los conmutadores también evitan que la planta de energía se alimente de la red eléctrica para evitar daños a los técnicos que intentan restablecer el servicio de la red.

La autonomía de funcionamiento de estas máquinas depende de su tamaño de depósito y la carga que debe generar. Se estima un promedio de 8 horas de trabajo al 100%, ya que están construidas para uso rudo y operación en condiciones arduas.

Ruido y protección

Hay algunos modelos que se han diseñado para controlar mejor el ruido. Hay cabinas insonorizadas que se venden para aislar significativamente el nivel de ruido del generador eléctrico y también lo protegen cuando está o va a estar a la intemperie para propiciar la circulación del aire de forma controlada y evitar la entrada de polvo y humedad, lo cual contribuye a alargar la vida útil de la planta.

#Conoce las nuevas tendencias en #plantas de luz Clic para tuitear

Tendencias

En los últimos años se han trabajado nuevas tecnologías con energías alternativas para el funcionamiento de las plantas de luz con sistemas solares, eólicos y de biodiesel. Sin embargo, no son comerciales aún, en la búsqueda por introducir equipos a la industria acordes a las políticas e incentivos en materia de sustentabilidad.

Recientemente, investigadores del Instituto Nacional de Massachusetts (MIT) del Process Systems Engineering Laboratory desarrollaron una nueva planta de luz que funciona con gas natural y células de combustible de óxido sólido, que produce energía sin quemar combustible. Lo importante de este sistema es que más que una nueva tecnología se trata de una combinación a los componentes ya existentes con las células de óxido sólido.

Los prototipos se han probado exitosamente para funcionamiento de unidades pequeñas de 250 kilovatios, aunque aplicarse a unidades de mayor escala no parece un inconveniente porque las células de combustible son modulares y se pueden sumar, a diferencia de los generadores de turbina usados en las máquinas actuales.

Para concluir, le recordamos que antes de hacer la elección definitiva una planta de luz, se informe sobre las políticas y condiciones del uso, así como de mantenimiento de su planta de luz para elegir al mejor proveedor en maquinaria y servicio.

Encuentra proveedores de este producto

Deja un comentario


8 − ocho =