¿Qué es el impacto ambiental y cómo se evalúa?

Cosmos . Construccion, Química y petroquímica 4035 Sin comentarios

El término impacto hace referencia a la alteración que produce el ser humano al interactuar con el entorno (medio ambiente) y que se manifiesta con alguno de los siguientes aspectos: modificando alguno de los factores ambientales, modificando el valor de estos, el efecto de dichas modificaciones como pueden ser la plusvalía, pérdida de biodiversidad, contaminación, entre otros y cómo esto influye en la salud y bienestar de las personas.

El nivel de impacto se puede conocer por medio de una evaluación, que es un instrumento de gestión de la política ambiental la cual busca prevenir, mitigar y restaurar los daños ocasionados, así como regular las obras o actividades para evitar o reducir sus efectos negativos en el ambiente y en la salud.

La Evaluación del Impacto Ambiental (EIA) se introduce por primera vez en la National Environmental Policy Act (NEPA), que es la Ley del Medio Ambiente de Estados Unidos la cual entró en vigor en 1970, y establece que cuando una agencia federal realice una acción teniendo impacto sobre la calidad del medio ambiente se debe hacer una estimación de sus efectos. A partir de este precedente es que se ha extendido a más países.

A través de este instrumento se plantean opciones de desarrollo que sean compatibles con la preservación del ambiente y el manejo de los recursos naturales.

El impacto presenta variaciones dependiendo del lugar, porque las características de cada factor ambiental se manifiestan de una forma diferente de acuerdo con la región donde se desarrolla un proyecto o actividad.

Algunos tipos de impacto son:

  • De ocupación/transformación del espacio o cambio en los usos del suelo.
  • Contaminación.
  • Pasividad –que se aplica cuando no hay una intervención frente a situaciones que propician degradaciones provocadas por fenómenos naturales y artificiales, por ejemplo, el pastoreo excesivo y prácticas de cultivo no adecuadas.

No todo impacto es negativo, se pueden tener también impactos positivos, la generación de estos es uno de los principales criterios de calidad de una obra civil, lo ideal sería que los usos residenciales e industriales pudieran ser diseñados para lograr un impacto positivo que se traduzca como eficacia productiva.

Al valorar el impacto ambiental de un territorio, lo que se busca es intervenir en la elaboración de leyes y formular los planes para la generación y evaluación de alternativas.

La EIA es, por lo tanto, un instrumento de análisis de carácter preventivo que permite integrar al ambiente un proyecto, un conjunto de proyectos y posteriormente un plan o programa para aprovechar los recursos que brinda el ambiente integrándolos a un proyecto. Se obtiene así un mutuo beneficio a través de diseños sustentables, reducción de costos de las obras y actividades, en la aceptación por parte de la sociedad y en una certeza jurídica para llevar a cabo el proyecto o programa.

El objetivo de la EIA es principalmente la sustentabilidad, aunque también se debe evaluar qué tan factible es un proyecto económicamente hablando y cuál es el beneficio social del aprovechamiento razonable de los recursos naturales.

Para lograr un desarrollo sustentable se tienen que hacer evaluaciones de acuerdo con el tipo de impacto, como se muestra en la Figura 1.

Figura 1. Criterios de sustentabilidad por tipo de impacto ambiental.
Fuente: Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

Artículos de la Ley General del Equilibrio Ecológico y Protección al Ambiente (LGEEPA) que regulan los estudios de impacto y riesgo ambiental

En la LGEEPA están contenidas las regulaciones sobre las actividades consideradas de alto riesgo, en su capítulo V se indican cuáles son consideradas de este tipo; en el artículo 30 menciona que la MIA (Manifestación de Impacto Ambiental) deberá incluir un estudio del riesgo correspondiente; en su artículo 147 señala que la realización de actividades industriales, comerciales o de servicios de alto riesgo, se deben llevar a cabo con apego a lo dispuesto en la Ley, a sus disposiciones reglamentarias y las Normas Oficiales Mexicanas.

La Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) evalúa los efectos que pudieran presentar las obras o actividades sobre el ambiente, considerando no solo los recursos (que serán afectados o aprovechados), sino todo el conjunto de elementos.

Características de una Manifestación de Impacto Ambiental

La Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) es un documento que se hace con base en estudios técnicos, la pueden presentar tanto personas físicas como morales que desean realizar alguna obra o actividad que se encuentra en el artículo 28 de la LGEEPA, se deben describir y analizar las condiciones ambientales antes de la realización del proyecto y con esto evaluar los impactos que la construcción podría causar, buscando proponer medidas para prevenir y compensar dichas alteraciones.

Una MIA puede contener: un Informe Preventivo, una MIA en la modalidad particular o una MIA de modalidad regional (para mayor información visita: http://www.semarnat.gob.mx/temas/gestion-ambiental/impacto-ambiental-y-tipos/contenido-de-una-mia).

Se requiere presentar un Informe Preventivo y no una MIA cuando se cuente con Normas Oficiales Mexicanas u otras disposiciones que regulen las emisiones, aprovechamiento de recursos naturales y los impactos relevantes que se puedan producir.

Cuando las obras o actividades de que se trate, estén expresamente previstas por un plan parcial de desarrollo urbano o de ordenamiento ecológico que se haya evaluado por la SEMARNAT, o cuando se trate de instalaciones en parques industriales autorizados, dicha Secretaría analiza el informe preventivo y determina si se requiere la presentación de una MIA.

Las obras o actividades que requieren de la elaboración de una MIA son: hidráulicas, vías de comunicación y gasoductos. Las industrias: petrolera, petroquímica, química, siderúrgica, papelera, azucarera, cementera, eléctrica y minera. También en la instalación de confinamientos, aprovechamientos forestales, actividades acuícolas, cambio de uso del suelo, parques industriales y desarrollos inmobiliarios. Además en las obras y actividades en humedales, Áreas Naturales Protegidas y actividades pesqueras.

Del mismo modo que un proyecto siempre se acompaña de un estudio y evaluación económica, o si son proyectos públicos de una evaluación social, es recomendable incluir siempre una evaluación ambiental con la que se entienda el comportamiento del proyecto desde su inicio, término y futuros impactos, tomando en cuenta las interacciones recíprocas con el entorno.

Encuentra proveedores de este producto

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario


tres × 7 =