Sensores magnéticos, ojos y oídos de los equipos automáticos

Cosmos . Logística, transporte y aduanales, Maquinaría y equipo, Metrología, análisis y control 65 Sin comentarios

Un sensor es, según la real academia española, un dispositivo que detecta una determinada acción externa, temperatura presión, etcétera, y es transmitida de manera adecuada a un receptor. Por tanto podríamos decir que son el sentido del tacto, oído o de la vista de un aparato o equipo, pues estos detectan y localizan señales que son procesadas por computadoras y ellas determinan que acción se realizara.

Con base en la definición anterior, diremos que un sensor magnético o electromagnético es un dispositivo que detecta cambios en los campos electromagnéticos por medio de la emisividad, reflectividad y propagación de las ondas electromagnéticas en un medio físico que hay a su alrededor.

Pueden ser usados en distintos tipos de materiales como plástico y pueden estar en medios agresivos sometidos a altas temperaturas o presiones. Son inmunes al ruido eléctrico y a la interferencia de radiofrecuencia y necesitan una cantidad muy baja o nula energía para funcionar.

Los sensores magneticos, ojos y oídos de los equipos modernos. #SensoresMagneticos #Cosmos Clic para tuitear

¿Cómo funcionan los sensores electromagnéticos?

Como ya se dijo anteriormente su funcionamiento se basa en la detección de variaciones del campo electromagnético por la magnitud física que se desea medir. Están constituidos por un núcleo sensor, una interfaz que interpreta la variación de la señal eléctrica y un componente electrónico que amplifica y procesa las señales.

¿Cuáles son sus aplicaciones?

Sus aplicaciones son muy variadas, algunas de ellas son en sectores como:

  • Industria automotriz: utilizados para controlar vehículos autónomos, alarmas de seguridad y sensores de temperatura.
  • Inmuebles: para mantener la temperatura de un lugar, detección de partículas contaminantes en el medio ambiente y otros mecanismos como apertura automática de puertas y ventanas.
  • Industria farmacéutica: son utilizados con gran eficiencia en lugares donde las condiciones de limpieza son extrema, además pueden estar cubiertos por otros materiales sin interferir en su funcionamiento.
  • Energía nuclear: son eficientes en ambientes nucleares donde existen condiciones de extrema temperatura (-50°C a los 204°C), presión o radiación, y el ser humano sufriría de daños en su organismo.

Elegir un sensor magnético dependerá de su aplicación, por ello pide asesoría en Cosmos para apoyarte con tus necesidades de automatización.

Encuentra proveedores de este producto

Deja un comentario