Vehículos a gas natural, una realidad

Cosmos . Logística, transporte y aduanales, Materiales y maquinado, Vehículos y sus partes 1545 Sin comentarios

Según datos de la Asociación Internacional de Gas Vehicular, a finales del 2012, habían más de 16.7 millones de vehículos operando con gas natural (GNV) en el mundo.

En Europa, la Comisión Europea sobre el suministro de energía y sobre una política común de transporte, proponen importantes objetivos de sustitución de los combustibles líquidos por otros alternativos, como el GNV. El porcentaje de sustitución asignada al GNV para todo el parque vehicular europeo fue del 2% para el año 2010 y del 10% para el 2020.

Países como Argentina, Brasil, EEUU, Pakistán, India o China disponen de grandes flotas con GNV.

El uso del gas natural como combustible para los vehículos-GNV-, tiene base en dos factores principales: las políticas públicas de los gobiernos y la competitividad en precios de este combustible respecto al diesel y gasolina.

Fabricantes como Chrysler y General Motors ya producen autos en serie que funcionan con gas natural.

Características y ventajas

El gas natural es un hidrocarburo compuesto principalmente por metano (CH4). Su poder calorífico/kg es muy parecido al de los combustibles derivados del petróleo.

El gas natural por ser gas, se quema fácil y completamente, combinándose totalmente con el aire y produciendo menos contaminación.

Las principales ventajas para el ambiente son:

• Reducción de emisiones de óxidos de nitrógeno (NOx) en más de un 85%.
• Reducción de un 25% en las emisiones de monóxido de carbono (CO).
• No se emiten partículas sólidas ni dióxido de azufre (SO2).
• No aumentan o incluso disminuyen ligeramente las emisiones de dióxido de carbono (CO2).
• No contiene plomo.
• Se generan menores niveles de ruido y vibraciones que los motores diesel.

Otra ventaja

• El GNV es más liviano que el aire, por lo que en caso de fuga se disipa sin formar acumulaciones peligrosas como sucede con los combustibles líquidos.

Funcionamiento

Los vehículos a gas natural funcionan de la siguiente manera:

• El motor a gas natural debe de ser de explosión (ciclo OTTO), con encendido provocado por bujías.
• El gas natural posee un índice de octano en torno a 130. El proceso de combustión es muy similar al de un motor de gasolina: El aire aspirado por el motor se mezcla en el colector de admisión con el gas natural por efecto ventury o por inyección, la mezcla es introducida en el cilindro por la válvula de admisión para posteriormente ser comprimida y explosionada tras saltar la chispa en la bujía.

Es de suma importancia señalar que es necesario contar con una red de estaciones de servicio (el equivalente a una gasolinera), para que este modelo pueda funcionar, de tal manera que los usuarios puedan recargar combustible y seguir disfrutando de autonomía.

Situación en México

Entre la población existe una gran desconocimiento sobre las bondades de este combustible. Es verdad que al tratarse de un combustible, se tiene la posibilidad de alguna explosión; posibilidad que incluso es más baja que la de la gasolina debido a que es más ligero que el aire y se dispersa fácilmente en el ambiente sin que llegue a acumularse.

Pese a esto, ya existen flotas de camiones del transporte público que funcionan con GNV (Distrito federal y Monterrey). También empresas privadas como DHL han convertido sus flotillas.

Los tipos de vehículos que podrían impulsar el uso de este combustible son:

• Camiones de basura
• Taxis
• Flotas privadas

Sólo en el Distrito Federal existe un parque vehicular de transporte urbano de 28 mil unidades que tendrán que renovar sus flotillas o convertirlas para el uso de gas natural vehicular, mientras que en Nuevo León el parque vehicular asciende a cinco mil 200 unidades.

En México se cuenta con un precio preferencial inferior al de la gasolina “magna sin” hasta de un 34%.

La CONUEE indica que el GNV es actualmente la alternativa de solución más radical al problema de las emisiones contaminantes.

Un gran fabricante de camiones recientemente anunció la instalación de una planta de ensamble en León, Guanajuato.

Si el Gobierno mexicano se suma a las tendencias internacionales y verdaderamente promueve la conversión de vehículos para la disminución de emisiones contaminantes, se detonará el nicho de negocio tanto para grandes fabricantes como para talleres expertos en convertir vehículos que funcionan actualmente con gasolina a GNV.

Encuentra proveedores de este producto

"Trackback" Enlace desde tu web.

Deja un comentario