Reciclaje de plomo

Cosmos . Materiales y maquinado, Química y petroquímica, Vehículos y sus partes 2318 2 Comentarios

El plomo es un metal que puede causar grandes daños, tanto para los humanos como para el medio ambiente. Actualmente se emplea plomo en las baterías que utilizan los autos para su funcionamiento, por lo tanto se convierten en fuentes de contaminación. Lograr reciclar el plomo que contienen esas baterías en vez de que terminen en un lugar inadecuado es un reto para la industria moderna.

Las baterías que utilizan los automóviles son conocidas como baterías de plomo-ácido, en ellas, los electrodos están hechos de plomo y el electrolito es una solución de agua destilada y ácido sulfúrico.

Estas baterías tienen componentes potencialmente contaminantes, lo que se necesitan medidas para su mejor manejo y buscar que tengan una vida útil incluso cuando ya no funcionen en los automóviles.

Brindar energía a los automóviles no es el único uso para las baterías de plomo-ácido, también se encuentran en sistemas de alimentación ininterrumpida y en bancos de baterías que proporcionan energía de respaldo a equipos de telecomunicaciones. De acuerdo con las aplicaciones para las que se demandan, las baterías de plomo-ácido pueden requerir diversos voltajes, tamaños y pesos.

De hecho, las baterías se podrían clasificar en:

  • De automóvil: utilizadas como principal fuente de energía para el arranque, alumbrado e ignición en vehículos como automóviles, camiones, motocicletas, lanchas.
  • Genéricas: utilizadas en herramientas y aparatos portátiles, sistemas de alarma residenciales, alumbrado de emergencia.
  • Industriales: utilizadas en telecomunicaciones, plantas de energía eléctrica, fuentes de energía ininterrumpida, niveladores de carga, sistemas de seguridad y alarma, uso industrial general, arranque para motores diesel.
  • Móviles: utilizadas en elevadores industriales, carros de golf, transporte de equipaje, autos eléctricos, sillas de ruedas.
  • Especiales: uso en aplicaciones específicas científicas, médicas o militares y las integradas en circuitos eléctricos-electrónicos.

La manipulación de las baterías tienen un alto riesgo para la salud debido a los compuestos que contiene (ácido sulfúrico, plomo y los óxidos de plomo que se generan). Es importante mencionar que las baterías usadas de plomo-ácido son seguras siempre y cuando estén selladas, pero una mala manipulación puede provocar el escape del ácido y del plomo.

Como sabemos, el ácido sulfúrico es un compuesto sumamente corrosivo y existen riesgos al tocarlo, inhalarlo o ingerirlo. Además del daño que puede provocar a la salud, también genera efectos nocivos en el medio ambiente; por ejemplo, al derramar ácido sulfúrico en el agua, esta se acidifica causando efectos graves en el ecosistema.

Por otro lado, el plomo es altamente tóxico para el ser humano, si se ingiere o inhala entra al organismo y es transportado por la corriente sanguínea, acumulándose en todos los órganos, especialmente en los huesos. En cuanto al efecto que tiene el plomo en el medio ambiente, se encuentra que las partículas de plomo pueden quedar adheridas al suelo o en el sedimento del agua durante mucho tiempo. Además puede terminar en los mantos acuíferos.

Las baterías contienen la misma cantidad de plomo cuando termina su vida útil que cuando son nuevas. Por esta razón, las baterías usadas tienen un valor comercial significativo ya que se puede reciclar el plomo que contienen a través de fundición para volverlo a utilizar.

En una batería usada se pueden identificar tres principales residuos: electrolito, placas de plomo y plásticos.

El electrolito, el plástico y el plomo pueden tener una segunda opción de vida. En esta ocasión abordaremos el reciclaje de plomo.

El proceso de reciclaje de plomo se lleva a cabo a partir de operaciones de fundición, refinación o afinación que se pueden realizar de forma conjunta o separada con la finalidad de obtener plomo elemental a partir de baterías de plomo-ácido.

Antes de realizar la fundición se debe realizar un proceso de separación de las partes de polipropileno y del electrolito.

Las partes sólidas se trituran en un molino para su posterior separación y clasificación en metal o plástico. De una segunda molienda, se obtiene plomo en polvo que se funde mediante un horno para obtener lingotes de plomo. Obteniendo estos lingotes el plomo es totalmente funcional y se puede volver a utilizar en baterías o piezas de automóviles, por ejemplo.

En la Figura 1 se presenta un esquema general del proceso de reciclaje de plomo.

Recuperar el plomo de las baterías usadas provee mayores incentivos económicos porque consume menos energía que producir plomo primario a partir de mineral. La producción de plomo secundario requiere entre 35 y 40% menos energía que la necesaria para producir plomo primario. La elaboración de plomo secundario por reciclaje de baterías plomo-ácido ayuda a sustituir la necesidad de importar mineral de plomo de otros países.

reciclaje baterías
Figura 1. Proceso de reciclaje de plomo.
Fuente: Renobat.

Otra ventaja del reciclaje de plomo es que se reducen en gran medida las emisiones de gases de efecto invernadero asociadas con la minería y la fundición primaria.

Lo importante es evitar fomentar el trabajo de empresas del sector informal que operan sin autorización en el país y que se dedican a reciclar baterías de plomo porque las malas prácticas y la poca seguridad e higiene, pueden provocar contaminación en las comunidades de los alrededores y grave exposición en los trabajadores.

En México existe la Norma Oficial Mexicana NOM-010-STPS-1999 sobre condiciones de seguridad e higiene en los centros de trabajo donde se manejen, transporten, procesen o almacenen sustancias químicas capaces de generar contaminación en el medio ambiente laboral. La norma dictamina el límite máximo de exposición de plomo en el aire y es de 0.15 miligramos por metro cúbico calculado en ocho horas por día y 40 horas por semana.

Adicionalmente a esta Norma, quienes se dediquen a la fundición secundaria de plomo o lleven a cabo el proceso de reciclaje de baterías de plomo-ácido se deben ajustar a la Norma Oficial Mexicana NOM-166-SEMARNAT-2014. La Norma establece los límites máximos permisibles de emisión a la atmósfera de plomo, óxidos de nitrógeno, dioxinas y furanos provenientes de los procesos de fundición secundaria de plomo.

En 2013, de 30 a 60% del total de baterías que se reciclaron en México vinieron de Estados Unidos.

Y como dato adicional, en nuestro país, las 25 instalaciones de fundición secundaria autorizadas cuentan con una capacidad para reciclar 1,337,171 toneladas de baterías de plomo-ácido usadas.

Una fuente de obtención de plomo son los materiales de desechos industriales que se recuperan y funden. Es decir, gran parte de la obtención del plomo útil proviene del reciclaje.

El correcto confinamiento de algunos residuos, por ejemplo, las pilas y baterías harán posible el reciclado de sus componentes. Estos componentes reciclados son de gran utilidad para la industria y forman parte de acciones sustentables para promover el cuidado del medio ambiente y lograr beneficios para las generaciones presentes y futuras.

Buscamos hacer conciencia, fomentar y realizar acciones sustentables.

Encuentra proveedores de este producto

Ligas relacionadas:

http://acidosulfurico.com.mx

"Trackback" Enlace desde tu web.

Comentarios (2)

  • Marco Antonio Rivera Ruiz

    |

    Estoy interesado en saber si también procesan plomo de mina, ya sea maquila o compra, le agradecería información al respecto, saludos.

    Responder

    • Grupo Cosmos

      |

      Estimado Marco A. Rivera:

      Te sugerimos ponerte en contacto directo con todos los proveedores de plomo en la siguiente liga: https://www.cosmos.com.mx/producto/dh4z/plomo

      Encontrarás más de 50 empresas dedicadas al procesamiento de plomo que, seguramente, podrán atender tus requerimientos de la mejor manera.

      Saludos

      Responder

Deja un comentario